Bienvenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Info site
♦ Estado del Foro:abierto
♦ Creado el: 18/10/2008
♦ El foro se ve mejor con: Mozilla Firefox o Google Chrome.
Navegación
Guia de Personajes
Capítulos
Últimos Mensajes
Últimos temas
» ► we were the victims of ourselves {Rockland High}
Sáb Sep 13, 2014 12:35 pm por Invitado

» I solemnly swear ▶ new generation - HP rpg
Sáb Jun 28, 2014 10:56 am por Invitado

» ✖ Empleos
Miér Ene 29, 2014 12:09 am por The New Adventure

» ✖ Bandos
Lun Ene 20, 2014 4:14 pm por The New Adventure

» ✖ Clubes
Sáb Ene 11, 2014 5:52 pm por The New Adventure

» ✖ Adultos
Vie Ene 10, 2014 3:05 pm por The New Adventure

» ✖ Instrucciones para nuevos usuarios
Dom Ene 05, 2014 1:37 pm por The New Adventure

» ✖ Predeterminados
Vie Ene 03, 2014 11:50 am por The New Adventure

» ✖ Habilidades Especiales
Miér Ene 01, 2014 7:55 pm por The New Adventure

Online
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Sáb Ene 04, 2014 10:35 pm.
Premios del Mes
Copyright
Esta historia forma parte del mundo de Harry Potter creado por la hermosa J.K. Rowling. No obstante, la historia basada en este rol es original creada por la administración; los personajes canon pertenecen a la autora de la saga, aunque los personajes originales y predeterminados son exclusivamente propiedad del rol: administradoras y participantes. Se prohibe la copia de este sitio: di no al plagio.

No copies, sé original... The New Adventure- ®2007


El adiós definitivo - Sirius y James Potter

 :: Memori

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El adiós definitivo - Sirius y James Potter

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 31, 2009 3:28 am

James Potter y Sirius M. Potter
Casa

Also: Nanny Potter

James arroja el libro de magia oscura al piso, con rabia y con un hechizo lo incendia. Quiere verlo reducido en cenizas. No puede soportar la idea de que su hijo haya guardado toda una biblioteca de artes oscuras en su habitación todo este tiempo; ¿había estado practicando para haber podido lanzar aquel Cruciatus? Por Merlín, no...

Sirius observa el libro ardiendo sobre el suelo del jardín en su casa. Las llamas lo consumen tan rápido; danzan sobre la portada, la destruyen lentamente; huele a cuero quemado y casi puede ver como la tinta desaparece lentamente y para siempre. Levanta la mirada hacia su padre, su madre también está ahí, a su lado pero en este momento sólo tiene ojos para su progenitor.

- No quiero que vuelvas a traer jamás esos libros a la casa, Sirius. Y ahora mismo bajaremos esa maldita biblioteca que tienes en tu cuarto y la quemaremos toda ¿me has entendido?

Es como si el fuego hubiese quedado capturado en los ojos de Sirius. Sus ojos azules se consumían rápidamente por las llamas; aquella mirada amable, fraternal, desaparecía lentamente y para siempre.

- No. - le responde a su padre con firmeza.

- ¿Qué has dicho? - su hijo siempre ha sido rebelde pero nunca había llegado a este grado.

- No. - repite con firmeza - No lo haré. Me costó mucho trabajo conseguir esos libros, los he tenido por mucho tiempo y...

- ¿Tiempo? - le interrumpe - ¿Cuánto tiempo? ¿Desde cuándo los tienes? - se le acerca unos pasos, siente como Nanny intenta detenerlo para calmarlo pero se aleja de su alcanze y se acerca a su primogénito. - ¿Eh? ¡Responde!

- Desde que tengo quince. - respira rápidamente por la nariz y aprieta su escoba con una mano y tiene la otra firmemente cerrada. - Sabía que tú no ibas a entenderlo; que no me dejarías jamás tener esos libros.

- Si el Ministerio de Magia viniera a registrar la casa, nos meterían a todos a Azkaban por esos libros, Sirius. - trata de mantener la calma lo más que puede pero ése loco que está plantado frente a él, no puede ser su hijo.

Suelta una sonrisa ahogada y su padre sólo se enfada más por eso.

- ¿De qué hablas? ¿Registrar la casa? Ellos jamás lo harían. Tú eres hijo del gran Harry Potter ¿recuerdas? ¿Quién iba a sospechar de nosotros papá? Del gran y valiente James Potter, combatiente de la Orden del Fénix. - sonríe con burla; esa sonrisa.... James jamás había visto antes esa mueca guasona y maligna. - Pero no eres más que un gato cobarde que teme a las artes oscuras; que no entiende su gran poder y su utilidad.

James lo toma bruscamente por el cuello de la camisa y lo levanta un poco; escucha, siente a Nanny diciéndole algo pero no le hace caso. Esto ha sido demasiado.

- ¡Esas artes oscuras son las que mataron a mi hermana y tu abuelo, Sirius! - lo sacude con fuerza, con rabia, quiere... quiere desaparecer esa mirada vengativa y rabiosa. - ¡Son las que el bastardo de Gaunt usa para terminar con la vida de gente inocente! ¡Es la magia de los asesinos! ¡Que te quepa bien en la cabeza, estúpido!

- ¡Ustedes también son asesinos! - la escoba cae al piso y pone sus manos en los brazos de su padre, queriendo aligerar su fuerza - ¡Se pavonean diciendo que salvan vidas pero también las destruyen!

- ¡Nos encargamos de la escoria sin escrúpulos que mata gente inocente!

- ¡Pero también son personas! ¡Y ustedes sólo buscan venganza! ¡La Orden es una farsa! ¡Es un grupo de idiotas sedientos de venganza!

James aprieta los dientes con fuerza y lo sacude aún más.

- Retráctate, Sirius. ¡Retráctate ahora mismo!

- ¡No! ¡Estoy harto que me digas qué hacer! ¡Yo no soy como tú! ¡Jamás lo seré!

- ¡Cállate! ¡Cierra la boca ahora mismo!

- ¡No quiero ser como tú! ¡Un cobarde que se refugia en esa maldita Orden creyendo que salva al mundo!

El mayor aflojó su agarré y estiró el brazo hacia atrás para propinarle un golpe con el puño en la cara. Sirius giró la cara hacia un lado y cayó al piso, agarrándose el lado donde le había pegado. James se llevó ambas manos a la cara, tapándose la boca y la nariz, cerrando los ojos con fuerza. ¿Qué había hecho?

Sirius le miró jadeante desde el piso. Vio que su madre se acercaba pero se paró al momento y movió un brazo para que no le tocara.

- Sirius... - empezó James, apartando las manos.

- No. - le interrumpe - Está claro que jamás voy a ser como tú deseas que sea.

James hizo un ademán de acercarse para examinarle, levantando las manos hacia él.

- ¡No me toques! - aparta sus manos con brusquedad - Jamás... - aprieta los dientes y traga con fuerza - Jamás voy a pedirte ayuda para nada. Nunca más voy a quedar a los pies de alguien como tú o de la Orden. Ni mi abuelo, ni tú, ¡ni nadie!

Su padre niega con la cabeza. - Sirius, no sabes lo que...

- ¡Lo sé bien! ¡Piensas que sigo siendo un crío pero ya no lo soy!

- Hijo, lo sé...

- ¡No me llames así! - le señala con el dedo - Me largo de aquí. - levanta los brazos - ¿No es eso lo que querías? ¿¡No tener a este monstruo como tu hijo!? - se lleva una mano al labio, que se la ha partido por el golpe y le sangra. Mira la sangre en su dedo. - Quizá la sangre nos una...

Esquiva al mayor y camina con pisadas firmes lejos de ahí.

- ¡Pero para mí están muertos! - le grita con furia, antes de azotar la puerta de la casa con fuerza.

James se queda de pie, inmóvil por unos momentos, cerrando los ojos con fuerza. No puede creer nada de lo que ha pasado. No puede ser. No Sirius. No su pequeño Sirius.

- Dios... - se lleva las manos a la cara y cae al piso de rodillas; no puede contenerse y las lágrimas escapan de sus ojos. Lágrimas de tristeza, de rabia, de arrepentimiento y de muchos por qué. Golpea el piso con fuerza, quedando agachado contra el piso y con la frente sobre él; grita con fuerza y desesperación.

Siempre ha podido hacer algo para solucionar las cosas. Casi siempre ha tenido una respuesta pero ésta vez... ésta vez no sabe qué hacer.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Memori

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.