Bienvenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Info site
♦ Estado del Foro:abierto
♦ Creado el: 18/10/2008
♦ El foro se ve mejor con: Mozilla Firefox o Google Chrome.
Navegación
Guia de Personajes
Capítulos
Últimos Mensajes
Últimos temas
» ► we were the victims of ourselves {Rockland High}
Sáb Sep 13, 2014 12:35 pm por Invitado

» I solemnly swear ▶ new generation - HP rpg
Sáb Jun 28, 2014 10:56 am por Invitado

» ✖ Empleos
Miér Ene 29, 2014 12:09 am por The New Adventure

» ✖ Bandos
Lun Ene 20, 2014 4:14 pm por The New Adventure

» ✖ Clubes
Sáb Ene 11, 2014 5:52 pm por The New Adventure

» ✖ Adultos
Vie Ene 10, 2014 3:05 pm por The New Adventure

» ✖ Instrucciones para nuevos usuarios
Dom Ene 05, 2014 1:37 pm por The New Adventure

» ✖ Predeterminados
Vie Ene 03, 2014 11:50 am por The New Adventure

» ✖ Habilidades Especiales
Miér Ene 01, 2014 7:55 pm por The New Adventure

Online
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Sáb Ene 04, 2014 10:35 pm.
Premios del Mes
Copyright
Esta historia forma parte del mundo de Harry Potter creado por la hermosa J.K. Rowling. No obstante, la historia basada en este rol es original creada por la administración; los personajes canon pertenecen a la autora de la saga, aunque los personajes originales y predeterminados son exclusivamente propiedad del rol: administradoras y participantes. Se prohibe la copia de este sitio: di no al plagio.

No copies, sé original... The New Adventure- ®2007


S01E01 - The calm before the storm

Página 7 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Sáb Ago 11, 2012 12:33 am

Recuerdo del primer mensaje :

Chapter one


the calm before the storm

El sol que se asomaba a través de las montañas, cuyo reflejo cubría toda la Isla Británica, indicaba un nuevo amanecer. Este había sido, quizás, el verano más largo de los que muchos podrían llegar a recordar; y tal vez, por esa razón, muchos estaban aliviados por el hecho de que el primero de septiembre llegase finalmente, tras los tres terribles meses de verano que habían tenido que soportar con todos los acontecimientos que estaban sucediendo en Inglaterra desde hacía ya algún tiempo. Pues ni siquiera la final del Quidditch (disputada entre Escocia y Francia con victoria de los Escoceses 380 a 210 sobre Francia), hizo que la alegría invadiese las Islas durante estos tres meses que habían pasado con una lentitud casi exagerada.

En pocas palabras, una especie de “guerra” está llevándose a cabo en el mundo mágico entre dos bandos: la luz y la oscuridad. Por un lado, se encontraba la organización fundada por Albus Dumbledore a comienzo de los años 70, cuyo objetivo ha sido desde entonces frenar el avance de uno de los hombres más temidos de los últimos años: Lord Voldemort, conocido también como: “el que no debe ser nombrado” siendo llamado así por miedo al pronunciar su nombre al considerarse una especie de tabú. Desde el otro lado, también alrededor de la misma época, un grupo de seguidores de Voldemort que se hacen llamar “Mortifagos” se encuentran bajo las órdenes de este mago temible quien les ha prometido un mundo sin impuros ni traidores de sangre: una utopía en pocas palabras.

En el mes de Junio pasado sucedió entonces, una de las batallas más terribles que pudo haber sucedido en los últimos años: en distintos puntos públicos se generó una lucha entre los Mortifagos y la Orden, que tuvo como resultado la muerte de un centenar de personas inocentes, así como el hecho de que otros varios resultaron gravemente heridos, y por si fuera poco: la muerte de una de las personas más emblemáticas del Ministerio de Magia Británico: la muerte de su ministro.

Es por esa razón, que muchos padres se sienten aliviados de que finalmente el primero de septiembre haya llegado, pues ¿qué otro lugar en el mundo es más seguro que Hogwarts? Muchos confían en que mientras el colegio esté bajo la supervisión de Albus Dumbledore, no hay nada que temer. Por tanto, este nuevo ciclo escolar, se han implantado severas medidas de seguridad para garantizar la protección y la seguridad de los estudiantes. Una de las nuevas medidas de seguridad aceptada por el director y por los miembros del consejo escolar es que un grupo de “aurores” altamente capacitados brindarán protección en el todo el perímetro y alrededores, lo que incluye el pueblo de Hogsmeade.

El tiempo pasa de prisa, la mañana prosiguió y la hora de marcharse de casa para las despedidas fue algo que llegó con rapidez para algunos, y con lentitud para otros (quienes estaban deseos de abandonar finalmente sus hogares, al no soportar la relación con sus padres). Como es de costumbre, el Expreso de Hogwarts parte de la estación Kings Cross a las 11.00 de la mañana en punto, desde la plataforma 9 ¾ rumbo hacia Hogsmeade. Este viaje demora toda la tarde, y es por esa razón que los estudiantes estarán llegando al colegio pasada la tarde-noche, es decir, alrededor de las 21.00. El Expreso cuenta, como todos los años, con dos compartimientos especiales: el primero, destinado a los profesores, y el segundo, destinado a los prefectos y premios anuales, además de por supuesto el resto de los compartimientos para el resto de los 700 alumnos que estudian en Hogwarts; como siempre, los profesores han ido pasillo por pasillo, recordando que a menos que sea una situación de vida o muerte, el hecho de realizar magia en los pasillos del tren está totalmente prohibido, y quien lo haga, tendrá detención por una semana.

“Una tormenta se avecina y pronto habrá que elegir entre lo que es correcto y lo que es fácil…”

Situación Actual

✔ Fecha: 1ero de Septiembre 1977
✔ Hora: 11.30 AM. {El expreso de Hogwarts parte a las 11.00 en punto, desde la estación Kings Cross en Londres.}
✔ Lugar: Los estudiantes de Hogwarts, deben estar OBLIGATORIAMENTE, en el expreso de Hogwarts. || Los Adultos pueden estar donde quieran (los Profesores pueden estar en el expreso, si quieren (:)
✔ Clima: 21°C - Caluroso // Nublado.
✔ Luna: Cuarto menguante.
✔ Situación de Alerta: Precaución.

Recordatorios

Recuerden que la "guerra" está desde hace aproximadamente diez años, es decir desde 1970 más o menos para redondear, siendo que estamos en 1977, solo que en realidad anteriormente no era algo tan... significativo, sino que se trataba más bien de buscar aliados en ambos bandos, secuestros, ataques aislados, etc.
La única forma de llegar a Hogwarts es mediante el expreso. Hogwarts tiene un "sistema" que prohíbe que cualquier mago pueda aparecerse dentro del castillo.
Soy un alma buena y bondadosa (?) asíque como siempre les dejo usar a sus personajes sin que tengan todas las fichas terminadas, no obstante, luego tengan en cuenta con qué personalidad escribieron a sus personajes durante el rol para que no quede una cosa rara. De todas formas, yo supongo que no deben de quedarles muchas fichas, pero con esto de las clases y tal... hay que ser compasiva :)
Los estudiantes de 16 años, no pueden realizar magia fuera de Hogwarts por ser menores de edad.
Por favor, no se limiten a situar tablita, sino a escribir aunque sea con 12 lineas una introducción o algo (:
Tengan en cuenta que en el mundo muggle las cosas que hoy conocemos, en 1977 apenas se estaban desarrollando, así que si tienen duda busquen en google para ver si eso que quieren poner ya existía JAJAJA.



Última edición por Jimms..! el Vie Sep 07, 2012 8:19 pm, editado 3 veces
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo


Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Vie Sep 07, 2012 6:11 pm

Juliette Hawthorne
Juliette Marissa Hawthorne Simmöns
# 16 años ; Hufflepuff; # Prefecta & Metamorfamaga ; Sangre Pura
Esta Con: Amos Diggory ; Donde: En el Expreso



Arrugue la nariz un poco al escucharle mientras soltaba un suspiro, no es que yo fuera una persona sumamente cruel o vengativa era solo que me daba un tremendo coraje ver como esa rubia degenerada trataba a Amos. Al igual que me hacia enfadar el echo de que su madre no lo defendiera, que no se diera cuenta de la persona tan increíble que tiene como hijo. Y Bueno el padrastro, ese simplemente era idiota el no tenia remedio y ademas le tenia un poco de miedo siempre me dio la impresión de que era capaz de cualquier cosa y solo pensar que algo le podía pasar a Amos me ponía histérica. Lo cierto era que el se había convertido en alguien sumamente importante para mi y no había cosa que yo no estuviese dispuesta hacer para asegurarme de que el iba a estar bien. Según Rochelle nos veía como pareja y todo Hogwarts pensaba igual por el echo de que éramos de diferentes casas, y cursos pero tal parecía que estábamos pegados. Porque todo nuestro tiempo libre lo pasábamos juntos. Pero que esperaban era mi mejor amigo no? Eso haces con los mejores amigos?

Sonreí entusiasmada y aplaudí un poco, no sabia si estaba hablando enserio pero me había emocionado después de todo siempre le quise dar su merecido a esa mas que nada porque cuando tenia la oportunidad se la pasaba burlandose de mi y de mi casa lo cual no iba aceptar. Ser Hufflepuff no era vergonzoso, ni tampoco nos hacia débil. Mi hermano fue Hufflepuff y ahora estaba trabajando para La Orden del Fenix. Eso no me parecía cosa de alguien débil. Reí al escuchar su siguiente comentario y le dedique una mirada como diciendo soy inocente. "Bueno lo del vociferador fue idea de mi madre" le comente ladeando la cabeza, okay era mentira pero mama si estaba de acuerdo conmigo ambos de mis padres le tenían mucho cariño a Amos y a su padre y ellos estaban igual de preocupados que yo. "Ya sabes lo mucho que te adora, y ellos también estaban preocupados" le dije mientras suspiraba un poco para después volver a sonreír. Eso era lo bueno de tener una hermana que era dueña de una dulcería aunque bueno no cualquier dulcería estábamos hablando de Honeydukes que gracias a Merlin había tenido mucho éxito en los últimos años y eso me daba gusto por Willa y por May claro.

"No tiene porque agradecerlo, después de todo lo único que tuve que hacer es ir a la dulcería de Willa y tomar lo que quería" reí un poco, bueno no era del todo cierto nunca me había gustado abusar de mi hermana por lo que en muchas ocasiones yo insistía en pagar las cosas que tomaba o si no le pedía amablemente que lo anotara en mi enorme lista de cosas por pagar que según yo le pagaría después de Hogwarts cuando ya tuviese empleo o bueno eso es lo que le decía siempre a mi hermana y al parecer ella se lo tomaba con mucha gracia? Guarde silencio al escuchar su siguiente comentario y simplemente suspire, habíamos hablado mucho sobre aquel tema y aunque aveces pensara que ningún hechizo puede hacerte odiar a tu propio hijo aveces me tenia que recordar que no conocía todo de la magia y según Keegan, aya afuera "en el mundo real" había de todo y bueno lo cierto era que yo pensaba que todo el mundo tenia un lado bueno y eso me hacia ingenua? Aunque por mas que le buscara un lado bueno a los abuelos de Amos no encontraba nada. No pude evitar mirarle de forma preocupada y sin pensarlo dos veces tome su mano entre la mía.

"No hay forma de averiguarlo?" le pregunte sin saber realmente que decirle normalmente lo abrazaba o como en esta ocasión lo tomaba de la mano. Siempre que se ponía triste sobre su mama, solíamos hacer algo parecido incluso había momentos en los que guardábamos silencio y solo nos manteníamos tomados de la mano porque según Amos solo necesitaba saber que estaba ahí. Yo no podía hacerme a la idea de que realmente hubiese gente así, que no pensaba en el daño que estaba haciendo como era el caso de sus abuelos. "Aunque supongo que es difícil, con eso de que no le quitan la mirada de encima" le comente ladeando la cabeza un poco y recordando algunas de las cosas que el me había dicho, su madre no podía ni salir sola a la calle lo cual me parecía raro aunque con los tiempos de ahora todo era posible no? Realmente era pésima para esto, no es que no fuera inteligente era solo que yo solía reaccionar de la forma mas extraña a las situaciones serias como por ejemplo solía reirme a carcajadas cuando estaba asustada o nerviosa lo cual me daba vergüenza pero no sabia como controlarlo por lo que rogaba que ahora mismo no empezara a reirme.

Suspire un poco intentando recobrar el aliento y de cierta forma me quede pensando en el color de mi cabello. Solo esperaba que no hubiese sido verde o morado que según Willa me hacían ver como dinosaurio. Aunque aveces lo cambiaba para jugar con May porque me encantaba hacerle reír y tal parecía que los colores de mi cabello le causaban gracia. Lo mire directamente cuando movió un mecho de mi cabello aveces teníamos momentos así los cual no me dejaban pensar con claridad y hacían que me olvidara de todo lo que estábamos hablando aunque procuraba no darles mucha importancia aun y cuando aveces sintiera mariposas en mi interior. Asentí con la cabeza después de algunos segundos cuando menciono The London Eye. Keegan me llevaba ahí desde que tenia memoria porque le gustaba ver a la gente muggle emocionarse por el simple echo de estar tan alto. "Keegan me llevo un par de veces, aunque normalmente le estoy poniendo mas atención a la gente muggle" le admití mientras reía un poco. "Me fascina ver como es que las cosas mas sencillas logran emocionarles" le dije mientras arrugaba la nariz solía hacer eso cuando estaba pensando.

"Odio el dinero muggle" le dije quejandome una vez mas "Aunque tal parece que a los cajeros muggles les causa gracia verme batallar con el dinero" le dije mientras hacia puchero. "Enserio creo que algunos piensan que soy tonta, porque ver a alguien de 16 batallando con dinero es inusual" le explique mientras le miraba atentamente buscar algo en su bolso y lo vi sacar una pequeña cajita. "Es chocolate!" le comente emocionada cuando la abrió para después asentir muchas veces con la cabeza. "Jamas le digo que no al chocolate" le dije con media sonrisa, era cierto me la pasaba comiendo chocolate cuando estaba en casa que mis padres tenían que amenzarme con quitarmelo si no cenaba bien. "Y para que no te quiera, si eres increíble" le dije completamente segura de lo que decía, para mi Amos siempre seria una de las mejores personas que conocía y consideraba que tenia mucha suerte al poder llamarlo mi mejor amigo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Vie Sep 07, 2012 7:44 pm

Marley McKinnon

Marlene Elladora McKinnon Jenkins
17 años # Séptimo año # Ravenclaw # Prefecta # Sangre Mestiza
está con: Lily Evans ; en: Expreso, compartimiento


Dibujé una sonrisa divertida, mientras escuchaba a Lily negarse a ayudar a James. En realidad en sí era lo que me esperaba, porque para ser sincera no me estaba que de pronto dijese algo como "oh, sí... vayamos a ayudar a James y seamos amigas de él", no... definitivamente en caso de que dijera eso me asustaría y tendría que ir a buscar a la enfermera para asegurarme que no le había dado fiebre o algo parecido, porque simplemente sonaba a un delirio.- yo solo digo que si lo ayudamos puede que hasta nos resulte beneficioso... - aunque conociendo a James dudaba de que eso sirviera de mucho... aunque ¿Quién sabe? quizás finalmente este año se le dé y termine realmente madurando gracias al hecho de ser Premio Anual. Ya quisiera yo que eso le pasara a Sirius... eso de sentar cabeza, pero sinceramente era como pedirle al sol que salga en media noche, es decir: imposible.. - Piensa que podría haber sido peor, Lils... imagina si de esas casualidades Dumbledore se embriagaba y terminaba firmando un papel en el que ponía a Sirius Black como premio anual. Eso sí sería la catástrofe mundial o el fin del mundo. - vale, quizás estaba exagerando, pero honestamente, el hecho de imaginarme a Sirius Black como Premio Anual me daba risa de lo imposible que resultaba ser en cualquiera de las dimensiones que pudiésemos encontrarnos. No había forma que nadie en su sano juicio pusiera a ese sabandija con un título tan distinguido siendo un completo desastre. - No digo que James no sea capaz de solucionar sus problemas... el problema es que no sabe admitir cuando tiene uno, y generalmente tiende a meter la pata por eso mismo... - comenté soltando un profundo suspiro. Honestamente, todavía no era capaz de entender cómo era que si había un problema a los 100 kilómetros inevitablemente él y sus amigos se encontraban allí. Era absurdo ¿Cómo alguien podía meterse en tantos problemas y salir ilesos de los mismos como ellos? Debía de existir algún truco bajo la manga, solo que no sabía cuál.

En realidad no tenía problemas con los muggles, me parecían personas fascinantes y me gustaba aprender de ellos... por lo que solía tener un buen trato con ellos cuando iba al Londres Muggles a mirar tiendas y ese tipo de cosas, hasta de hecho había exigido a mis padres que me comprasen ropa "normal - muggle" para andar en la casa, cosa que al principio les pareció raro pero terminaron aceptando dándome algo de dinero, porque definitivamente ir con túnicas a Londres no era algo que me hiciera pasar desapercibida. - Bueno... Dursley tiene la cabeza llena de aire ¿qué esperabas que dijera? - Comenté poniendo los ojos en blanco. Sí, definitivamente Dursley y la hermana de Lily eran las dos personas que menos apreciaba del mundo muggle... eran tan... imbéciles, huecos, desagradecidos. Me daban ganas de hacerle la vida jodidamente miserables, y estaba segura que si James y Black se enterasen la mitad de la forma en que trataban a Lily, estaba segura que ambos se unirían a mí en un plan terriblemente malevolo y cruel que seguramente era lo menos que se merecían ese par de idiotas. Descartaba a Remus de la "idea" porque era alguien compasivo que consideraba a las personas de una forma similar a como trataba a las personas Lily, pero los otros dos (sobretodo James), pues... creo que podría contar con ellos y sus grandes ideas. Claro que a Lily no le gustaría para nada y solo conseguiría hacerla enfadar, así que las ideas simplemente se quedaban en mi cabeza. - Debe ser difícil tener que explicarle todo a tus padres, no creo que hagas mal diciéndole las cosas por la mitad... en cierta forma: estás protegiéndolos. - comenté mientras le dedicaba una sonrisa de costado dándole mi aprobación.

Suspiré profundamente y asentí con la cabeza al escuchar lo que dijo. Sí, sabía que para ellos siempre iba a ser la pequeña de la familia... pero realmente desearía que dejaran de intentar sobreprotegerme... era algo como estresante, fastidioso y medio molesto. - Sí... eso ya lo sé, me lo han dejado bastante en claro, de hecho... pero no deja de ser medio molesto que intenten tratarme como si no supiera lo que pasa a mi alrededor - comenté poniendo los ojos en blanco. - incluso hasta sospecho que el año pasado Rick empezó a ser profesor para no sacarme el ojo de encima después de lo que pasó el verano pasado - añadí poniendo los ojos en blanco; sí... había sido un susto grandísimo lo que había sucedido aquel verano... pero estaba viva, había podido salir de esa y no había razón para la cual tratarme como si fuese a morirme en cualquier momento o algo por el estilo. Vale, no exactamente "morirme" pero al parecer mis padres y mis hermanos habían quedado consternados cuando tuvieron que ir a San Mungo para asegurarse que estaba bien después del ataque.

Reí ligeramente cuando dijo que le costaba llamar a Rick "profesor" y no por su nombre. A mí también me costaba, pero me era mucho más difícil hacer la materia ya que me esforzaba el doble que los demás para que nadie pensara que por ser mi hermano "me regalaba la nota". - Te entiendo... a mí me pasa exactamente lo mismo: tener que llamar a mi hermano "profesor" es un trauma, pero es peor cuando él me llama "señorita McKinnon"... digamos que en realidad como que me da risa. - dije de forma graciosa encogiéndome de hombros.

Había desayunado tan temprano que a esta hora ya empezaba darme nuevamente hambre. De todas formas, tampoco era que desayunara en grandes cantidades. Oh, el chocolate: la tentación más grande del mundo... Merlín alabe al genio que hizo por primera vez la primera barra del dulce ¿qué hubiéramos sido sin él?- Bueno, no creo que tenga demasiado efecto en todo caso... ¡si estás como un palo de escoba! - bromeé mientras me encogía de hombros. - Pues, depende de cuando sea la fecha de vencimiento... en realidad creo que lo hacen con una poción para que pueda consumirse sin demasiado problema, aunque supongo que no lo harán como para que esté bueno un año entero... digo ¿quién en su sano juicio se olvida de comer chocolate por un año? - pregunté poniendo los ojos en blanco y reí. - Sí, mejor vayamos a buscar a Dora... además de paso podremos asegurarnos que nadie ha intentado sacarse un ojo con un chasco o algo de eso - además estaba algo preocupada. Quería asegurarme que James hubiese subido al expreso, y bueno... Sirius también porque ahora los dos venían en combo como si fueran gemelos; pero claramente era algo que nunca iba a admitirlo, ya que eso sería darle el gusto a él al aceptar que me preocupaba por su... presencia o como sea que él quiera decirle a eso. - Además me pone nerviosa quedarme acá adentro todo el viaje... queda demasiado tiempo. - comenté soltando un suspiro. Solía ser de las personas que iba de compartimiento en compartimiento durante todo el viaje, y quedarme simplemente en uno me daba sueño o terminaba leyendo alguno de los libros que traía en el bolso.


Última edición por Jimms..! el Sáb Sep 08, 2012 12:27 pm, editado 1 vez
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Sáb Sep 08, 2012 1:03 am

Amos Diggory

Amos Zachary Diggory
17 años # Ravenclaw # Séptimo # Buscador.
está con: Juliette Hawthorne ; en: Expreso, compartimiento


Esbocé una sonrisa, mientras observaba satisfecho el cambio de color descontrolado que se producía en el cabello de Juliette. Me resultaba fácil ser yo mismo estando cerca de ella, porque al menos podía darme el gusto de relajarme y de no pensar en aquello que me rodeaba continuamente. Sí, ya sé... es mi mejor amiga y muchos siempre podrían llegar a pensar que perfectamente podríamos ser pareja por todo el tiempo que pasábamos juntos, aunque de todas formas nunca había pasado nada entre nosotros. Solté un profundo suspiro y sonreí levemente de costado... posiblemente hubiese sido mejor aprovechar la opción que me había brindado Julie de dónde pasar este verano, pero supongo que seguí mis instintos al terminar en lo de mi madre y su familia, pues sin duda le tenía un gran cariño a sus padres y les estaba agradecido por la preocupación que habían mostrado ante la situación de mi padre. - Bueno... agradezco enormemente el hecho de que la vociferadora haya llegado en un momento donde estaba a solas... no quisiera imaginarme qué hubiese sucedido si mi madre o alguno de ellos hubiese estado por ahí.- comenté abriendo mucho los ojos. No era que me avergonzara, de hecho: no me importaría recibir una vociferadora suya estando en un estadio de Quidditch... pero digamos que no quería que ellos estuviesen ahí presentes. En fin... cosas mías.

Sonreí ligeramente de costado recordando que su hermana mayor era dueña de Honeyduske, lo cual en teoría la gran bolsa de dulces que me envió para mi padre no debe de haberle resultado demasiados problemas. Sabía que conociendo a Julie ella posiblemente los hubiese pagado, aunque también me parecía que Willa no tenía problema al respecto. En realidad no estaba del todo seguro, pero como sea definitivamente me sorprendió aquella gran cantidad de cosas que llegó a mi habitación de forma repentina, y sin duda me alegró bastante el día (¿a quien no le alegra el día unos cuantos dulces? posiblemente solo a una persona amarga). - tendré que agradecerle a Willa, entonces.- comenté haciendo un gesto con la cabeza.

Le conté cual era mi preocupación respecto a mi madre, la razón por la que no cogí todas mis cosas y terminé marchándome de esa estúpida mansión a los dos días de haber llegado, y es que sinceramente estaba consternado. Quizás, en alguna parte de ella... muy en lo profundo de sí misma, podría llegar a seguir existiendo una parte dulce, amable y gentil... como la mujer que yo había conocido a mis escasos cinco años de edad. Ella tomó mi mano y sonreí levemente de costado, agradeciendo el gesto que estaba teniendo conmigo. - No lo sé... no he tenido mucha oportunidad para investigar... aunque estoy seguro que algo hay dentro de ella... no puede haberse olvidado de nosotros para siempre así como así... ¿verdad?- pregunté soltando un profundo suspiro. - por eso mismo... casi nunca tengo la oportunidad de estar con ella... exceptuando aquella vez que me tomó desprevenido... aunque solo duró unos pocos minutos. - y me resultaba algo tan fastidioso que me frustraba... Solté un profundo suspiro antes de acercarla a mí suavemente para abrazarla. Me hacía bien sentir la cercanía de un abrazo, principalmente porque no me sentía tan... solo. Digo: no es que no tuviese amigos, pero ella era mi mejor amiga y con quien me sentía más yo mismo que con ninguna otra persona de Hogwarts.

Poco a poco el cabello de Julie fue volviendo a la normalidad, y sonreí levemente de costado al darme cuenta que yo mismo había sido el causante de su cambio de color al haberla hecho reír. Me gustaba cuando aquello pasaba, ya que a mí también me hacía relajar... sobretodo en momentos como estos, donde tenía tantos problemas mentales en la cabeza. Sonreí levemente cuando ella me observó al moverle un mechón de su cabello y me rasqué la mejilla despreocupadamente, intentando ignorar todo aquello que sentía y que no debía sentir. - Por supuesto que el London Eye no es tan impresionante como estar montado en una escoba a metros sobre el suelo... pero cuando deseas tranquilidad es lo mejor que puede existir. Este verano he estado yendo varias veces por la noche... me hacía falta esa tranquilidad y el estar ahí dentro durante horas sin que haya nadie allí me hacía sentir cómodo. - confesé mientras sonreía de costado. Me gustaba estar en compañía, pero también disfrutaba de la soledad en ocasiones donde no deseaba escuchar a nadie: ni siquiera a mi conciencia.

Imaginarla verla batallando con el dinero muggle me hacía soltar una carcajada casi sin poder evitarlo. No quería que pensara queme burlaba de ella... sino que simplemente me daba risa en realidad imaginarme los pobres rostros de los muggles al verla tan confundida. - No es tan difícil, Julie... si te fijas, el dinero muggle tiene anotado el valor que vale cada billete, y solo debes sumar la cantidad necesaria que debes utilizar para pagar. Obviamente no vas a pagar 100 libras con puros billetes de cinco... porque creo que harías un pilón de billetes bastante grande. - comenté alzando una ceja, y sonreí. - En serio... no es tan difícil... si quieres te enseño. - me ofrecí con amabilidad.

Le ofrecí uno de los alfajores de chocolate que me había obsequiado el elfo de la familia esta mañana; sinceramente, esperaba que este gesto que había tenido conmigo no lo metiese en problemas... aunque conociéndolo seguramente ya se estaría castigando a sí mismo. - Estás exagerando, Julie - dije cuando ella añadió que era increíble... y sin saber porqué sentí que mis mejillas se sonrojaban. "Imbécil" me dije a mí mismo regañandome. - pero de todas formas, gracias. - dije refiriéndome a aquello que había mencionado. Sonreí levemente de costado mientras le ofrecía un chocolate. - Te aseguro que los chocolates que hace Éibhear son de los mejores... lo único que espero es que no se haya castigado demasiado fuerte por haber desobedecido órdenes... odio cuando hace eso.- murmuré un poco frustrado. Odiaba la forma en la que los elfos domésticos reaccionaban cuando hacían contra las normas de la familia, pues se castigaban severamente y ese tipo de situaciones no eran las más agradables de apreciar. - Y por cierto... entre nosotros... aquí la impresionante eres tú.- añadí para no sentirme tan imbécil por sentirme avergonzado a lo que había dicho momentos atrás. Y sin poder evitarlo solté una risa entre nerviosa y divertida.
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 08, 2012 3:22 am

Bonnie Le Feuvre
Louisa Ivonne Le Feuvre Mcintyre
# 16 años ; Slytherin - Sexto ; #Club Slug ; Sangre Pura
Esta Con: Ethan Meadows después Disponible ; Donde: En el expreso


Nos había dicho chillonas? Perdón? Alce una ceja al escucharlo enserio que estar cerca de el me enfermaba en todo el sentido de la palabra. Me sentía como una chiquilla débil como si no tuviese fuerza de nada. Todo lo que siempre repudie, lo que siempre critique me pasaba cuando estaba con el. Era como si estuviese dormida todo el tiempo y solo con verlo a el despertaba. Suspire de forma inquieta al escucharle decir que yo moría por el para después soltar una risa cargada de sarcasmo. "Si seguro" le conteste de forma bastante mosqueada, si esta bien era cierto pero jamas iba admitirlo aunque me sorprendió que el lo hiciese por lo que tuve que contener el impulso de sonreír ya que dejar ver que me había robado una sonrisa o mucho menos que le habia tomado mucha importancia a aquel comentario que simplemente confirmaba algo que ya sabia. No era difícil darse cuenta, es decir Ethan se pasaba la mitad del tiempo mirandome y que decir de mi? Yo hacia lo mismo y me ponía jodidamente celosa al verlo con otras, que incluso le había echo la vida imposible a varias de sus amigas, lo que sea que fueran. Porque ellas podían hacer algo que yo no, ellas podían estar cerca de el. Podían hacerle reír, sentirse bien y lo único que yo hacia era traerle frustraciones y enojos.

No podía perder la cordura de esta manera no frente a el. Pero no podía evitarlo el tan solo pensar que ahora mismo llevaba un anillo que prácticamente le pertenecía a alguien mas, me hacia sentirme enferma porque dentro de mi sabia que mi corazón jamas seria de alguien mas, que en el solo estaba Ethan. El era la única persona por quien yo sentía cariño sincero, no sentía eso ni con mi familia lo cual era triste pensar. Pero de cierta forma pensé que el seria quien dejase ver lo mejor de mi como alguna vez le confesé al traidor de Sirius. Otra persona la cual había perdido, porque el estaba decepcionado de mi porque no era la chica valiente que el siempre pensó que era. Si esta bien para mi no fue sorpresa quedar en Slytherin, pero tal parece que para el lo fue? Eso fue lo que termino por arruinar la única amistad sincera que había tenido en mi vida. Negué con la cabeza al escucharlo y evite mirarlo a toda costa, no quería dejarle ver que me estaba derrumbando por dentro, que detrás de aquella mascara de fría seguridad me encontraba asustada. Aterrada, porque todo me decía que luchara que no me diera por vencida que era mejor estar muerta que saber que no luche por lo que quería.

Suspire un poco intentando retomar mi semblante de antes y a toda costa evitaba mirarlo, solo quería que se fuera. Que me dejara en paz de una vez, que diera todo esto por terminado para yo poder aceptar que lo había perdido, que nosotros jamas íbamos a poder ser. Mi corazón latió violentamente al escucharle llamarme por mi nombre, el nunca me había llamado por mi nombre al menos que fuese uno de mis mas dulces sueños que precisamente ahora estaba pensando en pellizcarme para asegurarme que me encontraba despierta, porque no podía creerlo aquel simple gesto significo el mundo para mi. Y nada me preparo para lo que paso después el acaricio mi mejilla a lo cual simplemente parpadee y sin poder evitarlo lleve mi mano hacia mi mejilla y roce la suya levemente, no le dije nada simplemente me le quede mirando con los ojos llorosos cuando cruzo la puerta por lo que me solté a llorar. Porque todo había terminado de alguna forma sabia que esto era el fin de nosotros ahora yo tenia una promesa que cumplir, para mantener el honor de mis padres y poner en alto mi apellido.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Sáb Sep 08, 2012 2:07 pm

Cheyenne Kendrick
(( Cheyenne ))


17 años
Slytherin
----
..............................
@
Rick McKinnon
& expreso
...
espero Sms pág: 10
_______
Gaiana Dougherty
(( Gaiana ))


16 años
Hufflepuff
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Jessie Wintringham
(( Jessamine ))


16 años
Ravenclaw
----
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Lizzy Fenwick
(( Lizbeth ))


17 años
Gryffindor
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Marley McKinnon
(( Marlene ))


17 años
Ravenclaw
Prefecta
..............................
@
Lily Evans
& Compartimiento
...
espero Sms pág: 11
_______
Narcissa Malfoy
(( Cissy ))


22 años
Ex Slytherin
Mortífagos
..............................
@
disponible
& Londres

espero / debo
_______
Novalee Nott
(( Nova ))


16 años
Gryffindor
Metamorfamaga
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Phoebe MacMillan
(( Phoebe ))


16 años
Hufflepuff
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Solveig Finnigan
(( Sol ))


16 años
Hufflepuff
mitad veela
..............................
@
Nate Houshnett
& compartimiento
...
espero Sms pág: 10
_______
Willa Hawthorne
(( Willow ))


22 años
Ex Gryffindor
Du. Honeyduske
..............................
@
Lucius Malfoy
& Tres escobas
...
espero Sms pág: 10
_______
Amos Diggory
(( Amos ))


17 años
Ravenclaw
Buscador
..............................
@
Julie Hawthorne
& Expreso
...
espero Sms pág: 11
_______
Brand Bracken
(( Brandon ))


16 años
Hufflepuff
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Damien Blackwood
(( Damien ))


17 años
Slytherin
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Ephram Ackerman
(( Ephram ))


23 años
Ex Ravenclaw
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Frank Longbottom
(( Frank ))


17 años
Gryffindor
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Gale Hargrave
(( Gale ))


16 años
Gryffindor
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Regulus Black
(( Regulus ))


16 años
Slytherin
Buscador - Club S.
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Remus Lupin
(( Lunático ))


17 años
Gryffindor
Prefecto
..............................
@
Sirius Black
& compartimiento.
...
espero Sms pág: 10
_______
Samuhel Chambers
(( Samuhel ))


16 años
Ravenclaw
---
..............................
@
Disponible
& expreso Hogwarts

espero / debo
_______
Ted Tonks
(( Ted ))


24 años
Ex Hufflepuff
Auror - Orden
..............................
@
Andie & Dora
& ??

espero sms pág
_______
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 08, 2012 6:03 pm

TJ Brown
Tyler Joseph Brown || 27 años || Ex Gryffindor || Mestizo || Órden del Fénix
&. Bellatrix Lestrange @. Callejón Knockturn

Escuché atentamente lo que me explicaba, la seriedad con la que lo decía, que se sentía como si estuviese expresando el pensamiento de todas aquellas personas que se habían visto afectadas por toda esta locura desde el comienzo. Me resultaba aberrante el hecho de que alguien creyese que el ir matando muggles o hijos de muggles por ahí era algo noble; podía ser cualquier cosa menos eso, justamente. Por supuesto que no, eso es... sencillamente terrible Tuve que confesar lamento ofender a su hermana, señorita, pero creo que no tiene una gran concepción de la realidad... o de lo que la palabra noble implica Comenté. Lo que en realidad quería decir era que su hermana tenía graves problemas mentales si realmente tenia esos pensamientos (como todos los maniáticos que seguían al maniático mayor), pero me pareció una falta de respeto decirlo tan descaradamente. Escuché el hecho de que la otra dama parecía incluso desear que su familia la siguiese y prácticamente eso no hizo más que confirmar mi teoría. Le seguí, escuchándola cada vez más atentamente, pero frunciendo ligeramente el ceño de todas maneras Quizás es más noble de lo que cree Sugerí, metiendo las manos en los bolsillos de mi túnica Es decir, no creo que sea peor a la razón que trajo aquí a su hermana, ¿o no? Me obligué a dar una media sonrisa. Lo cierto es que esta conversación me estaba descolocando cada vez más. ¿Cuál era la razón que había traído aquí a esta mujer? ¿Me estaría metiendo en terreno demasiado peligroso? ¿Quién era la de temer, ella o su hermana? Solo había una forma de averiguarlo, lo cual era crucial para aportar a la información de la Orden, por lo cual no me quedaba nada más que hacerlo: seguirla.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 08, 2012 9:20 pm



Sirius Black
as: Sirius Orión Black III
● 17 años # Séptimo año # Miembro de la Casa Gryffindor # Golpeador del Equipo de Quidditch de Gryffindor # Animago Ilegal » Sangre Pura
[ Está con Remus Lupin ;; Expreso de Hogwarts, compartimiento ]

– ¿Enserio? – cuestioné, en un tono muy divertido, cuando mencionó que durante su ronda todo estuvo tranquilo, con la excepción de un par de chicos que parecían haber causado revuelo. Por lo que de la misma manera que Remus no pude evitar reír ante el comentario de que este año James y yo tendremos competencia. – ¿Competencia? ¡Que va! Ya sabes lo que dicen: “Cuando el alumno está listo el maestro aparece”, por lo tanto habrá que seguir de cerca las hazañas de ese par… – repuse con una sonrisa enigmática. Estoy seguro que James encontrará divertida la idea de poner a prueba a esos enanos y ver que tan buenos son en realidad. – Este año tendremos la difícil tarea de encontrar a nuestros dignos sucesores para entregarles la corona y encomendarles que sigan haciendo de Hogwarts un mejor lugar, si señor. – apunté, llevándome una mano al corazón, ahogando un suspiro y con una mirada impregnada de orgullo. No por nada James y yo nos habíamos ganado a pulso el título de “Los más grandes alborotadores que ha tenido Hogwarts en toda su historia” y para nosotros era un honor que nos honraran de aquella forma.

Negué riéndome discretamente de su burla al no creer que pudiera ser una persona “seria”. – Oh, vamos, Remus… por lo menos hay que tomar en cuenta la cara de seriedad que pongo cuando nos llamas la atención a James y a mí – concienticé alzándome de hombros con una expresión despreocupada. ¿Por lo menos eso debía valer algo no? Digo en mi vida podré llegar a hacer el “amo y señor de la seriedad”, pero Remus era el único que lograba que James y yo nos avergonzáramos de nuestras acciones y eso ya era algo… – ¿Sabes algo? no me extrañaría… – corroboré a la broma de Remus con una sonrisa de lo más divertida. En mi mente ya podía imaginarme a nuestro amigo arrodillado delante de la señora del carrito y con una sortija en mano. – Al menos tendremos la certeza de que si se le declara, ya sabremos que darles de regalo de boda… – comenté, sin borrar en ningún momento la sonrisa de mi rostro. – Aunque te confieso que este año uno de mis tantos propósitos es conseguirle una novia a Gus… – Había observado a mi amigo en más de una ocasión y cabe decir que era un completo caos con las mujeres debido a su timidez… por lo que este año estaba dispuesto a conseguirle una novia y hacerla de Cupido. Unos cuantos consejos sobre como tratar a las mujeres y haría de Peter Pettigrew un chico seguro de sí mismo, capaz de enfrentarse a lo que sea y con la confianza suficiente para vencer sus propios miedos. Aunque, según Gus prefería mil veces enfrentarse a un boggart antes que a una chica. – Tú relájate, Lunático. Si una de esas sanguijuelas de Slytherin se atreve a ponerle una mano encima a nuestro Peter no llegará vivo al banquete de bienvenida, eso te lo puedo asegurar… – repuse, en nuevo intento por que no se preocupara, entornando la mirada seriamente, mientras me tronaba los dedos de las manos.

Dijo que la próxima vez que fuéramos a Honeydukes le enviaría a Dora la caja de ranas de chocolate que le prometió, ante lo cual sonreí abiertamente como diciendo “más te vale, viejo, por que no respondo a la furia de mi sobrina”. Asentí dándole la razón cuando dijo que lo mejor era deshacernos de los calderos de chocolate antes de que llegara Gus y se comiera uno por accidente, por lo que le pasé la caja, convencido de que mi sentido del olfato no me engañaba. – Ni me lo recuerdes – dije sin poder evitar soltarme a reír, al recordar una de las tantas noches en que a James, Remus y a mí se nos paso dejar las cajas con calderos de chocolates a la vista de Peter. La primera vez por poco muero de un ataque de risa, pero es que el ver a nuestro amigo cometiendo locuras por una chica fue un show digno de recordar, por que Remus no paraba de decirnos que nos calláramos o terminaríamos despertando a todos con nuestras carcajadas. Aunque he de admitir que la primera vez nos la vimos difícil y no nos quedó más opción que escondernos los cuatro bajo la capa de invisibilidad de James e ir al armario de pociones por los ingredientes necesarios para preparar el antídoto a media noche. Claro que después los tuvimos que reponer para que Slughorn no se diera cuenta, pero desde entonces acordamos que lo mejor era tener a la mano los frascos con los ingredientes para “Casos de Emergencia”. Dijo que no me culpaba por ser un tío celoso, puesto que él también lo sería si tuviera una sobrina tan encantadora como Dora, pero que se conformaba con malcriarla un poco. La verdad es que mi sobrina era un ángel… decir que la adoraba y la quería tanto como a su deschavetada madre, es decir poco… – ¿Sinceramente? con lo menos que tendrás que lidiar será con los reclamos de Andrómeda. Créeme, Lunático, te lo digo por experiencia – afirmé con diversión y dándole unas palmadas en el hombro. – Por Ted no me preocuparía, ya sabes que es muy bonachón y toma las cosas con comicidad, pero con Drómeda en una ocasión tuve que hacerme el dormido para que no me regañara por el desorden que hicimos Dora y yo – Reí y sonreí con un dejo de nostalgia al recordar todo ese desorden en la cocina y en la sala. – Aún así me parece que es muy pronto para sacar a relucir el tío celoso que hay en mí. No quiero pensar cuando mi sobrina crezca, se convierta en una adolescente y pierda el tiempo con zoquetes, para que un día llegue y me diga: “tío Sirius, ¿me prestas tú moto para ir a dar la vuelta con x persona?”, por que entonces ahí si me convertiré en un ogro de verdad – sentencié con gravedad. Aunque para que Dora creciera aún faltaba mucho tiempo, por lo que no me preocupaba.

A penas quedó todo listo, Remus se encargó de esconder las cosas en suelo justo debajo del asiento para que no quedaran a la vista de los que pasaban. Pasé un brazo por atrás de la cabeza, adoptando una posición cómoda y despreocupada al tiempo que estiraba los pies ocupando así, parte del asiente de enfrente. Por alguna extraña razón, sentía curiosidad por saber que estaban haciendo McKinnon y Evans en este preciso momento. Y la verdad es que ganas no me faltaban de ir a saludarlas como es debido, en especial a McKinnon por que disfrutaba ver su expresión al saber cuanto me había echado de menos. Pero el preguntarle a Remus por McKinnon era como admitir que tenía ganas de verla. – ¿Poco excesivo? – pregunté, antes de soltar un pequeño bufido, sin poder dar crédito a sus palabras. Así como yo era un eterno despreocupado, creo que nunca habrá manera de lograr que Remus se preocupe. – Creo que el término se queda corto, ¿no lo crees? – comenté sonriendo con la mayor naturalidad y tranquilidad. – Venga, Remus… ¿desde cuando dejamos que los problemas que ocasionamos se conviertan en nuestra mayor preocupación? – inquirí con la mayor sinceridad que me fue capaz de expresar. Es verdad que James y yo pasábamos la mayor parte del año escolar castigados, mucho más que Remus y Peter he de admitir, pero podría decirse que estábamos acostumbrados, aunque en ocasiones los castigos eran tediosos y excesivamente aburridos, y más aún cuando nos tocaban por separado, James y yo recurríamos a los espejos comunicadores para no perder la cabeza del aburrimiento. Después de todo no era la primera vez que nos castigaban y, si… era claro que con lo que teníamos planeado nos meteríamos en un terrible aprieto, pero la intención es lo que cuenta ¿no? y nuestra única intención era propiciar un momento divertido durante el banquete de bienvenida.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Dom Sep 09, 2012 1:03 am

Remus Lupin
Remus John Lupin
17 años # Séptimo año # Gryffindor # Prefecto # Hombre Lobo # Sangre Mestiza
está con: Sirius Black ; en: Expreso, compartimiento

Reí ligeramente ante su comentario y asentí con la cabeza confirmando aquello que había apreciado con mi vista de explorador. Esos dos pequeños de primer año básicamente habían hecho saltar medio vagón cuando encendieron un articulo de los que venden en Zonko, en dicho momento tuve que actuar de forma rápida ya que una nube de humo rojo invadió el lugar haciendo que varias de las niñas que se encontraban allí se pusieran a chillar histéricamente; odié tener que regañar a ese par, pues honestamente no era la persona más indicada para hacerlo cuando con mis amigos nos metíamos en problemas cada dos por tres, pero era mi deber como prefecto. - No creo que tengan problemas al momento de encontrar sucesores...- aseguré mientras alzaba una ceja. Luego me puse pensativo, observando fijamente la forma en la que cambiaba el paisaje a medida que el tren avanzaba. - Quizás yo debería buscar a alguien con algo de conciencia de forma que pueda mantener a ese par a raya ¿verdad? .- pregunté con un deje de inquietud en la voz, aunque luego sonreí. - Después de todo... no vivirán mucho tiempo sin una persona con los pies en la tierra que les jale de las orejas para ponerse al día en vez de estar metiéndose en problemas durante todo el año... Admítelo, Sirius... ustedes no hubiesen llegado a séptimo de no ser por mí- Solté una risa sin poder evitarlo. Claramente estaba bromeando, a mí no se me daba eso de creerme más importante que tal persona, pero de vez en cuando me salían este tipo de comentarios "y eso es porque te juntas mucho con ellos" dijo una voz muy parecida a la de Lily Evans.

Negué con la cabeza mientras me cruzaba de brazos.- A lo que tú llamas cara de seriedad es más bien un "¿De qué me estás hablando, Remus?" y yo diría más bien que es cara de "yo no fui" que de hecho esa expresión ya nadie te la cree... - me burlé mientras me encogía de hombros. Llamar la atención de Sirius y James era bastante complicado... gracias a Merlín que Gus no se me hacía difícil de tratar ya que al menos él apreciaba realmente mi ayuda en cuanto a clases hace referencia. De hecho, siempre había pensado en que me gustaría ser profesor... eso de enseñar era algo que se me daba bastante bien. - Estaría bien ayudarle a conseguir una novia, quizás empiece a tener más confianza en sí mismo y así se anime a declarle su amor a la señora del carrito.- bromeé sin poder evitarlo. Luego me puse un poco serio, para diferenciar de lo que había dicho a lo que iba a decir.- No, en serio... me parece perfecta la idea de buscarle novia.- aseguré dando mi aprobación. Yo ya había decidido no volver a salir "seriamente" con ninguna mujer. Tampoco es que pensaba usarlas como trapo de piso, porque eso no iba conmigo... pero no quería obligar a nadie a atarse a una vida conmigo en la que no podía ofrecerle nada. Y de nuevo, aquí aparecía mi preocupación de la mañana. - Ya sabes que la preocupación es algo que no me puedo sacar de encima tan fácil, Canuto.- respondí encogiéndome de hombros. Para mí Peter, James y Sirius eran como mis hermanos... y si algo llegase a pasarles... "Pero no va a suceder nada, Remus" me dijo mi propia mente intentando quitar esas ideas de mi cabeza... aunque con todo lo que estaba pasando: "Basta" punto final de la discusión conmigo mismo.


Puse cara de horror cuando dijo que iba a tener que lidiar con Andrómeda más que con Ted Tonks. La prima de Sirius era una mujer que me caía bastante bien, aunque siempre me ponía mala cara cada vez que iba a visitar a Dora y le llevaba dulces: según Andrómeda, estaba malcriando a la pequeña, pero siendo tan pequeña como ella era... simplemente no podía evitarlo y verla sonreír me hacía sonreír a mí también; así que valía la pena el regaño por parte de Andrómeda Tonks. - Te creo, Canuto. Andrómeda se pone hecha fiera cada vez que le llevo dulces a Dora y siento que me va a saltar encima. Pero ¿Quién en su sano juicio no quiere consentir a Dora?.- pregunté como si la respuesta fuese más que obvia. Reí sin poder evitarlo cuando se hizo toda la escena mental de cómo sería cuando Dora fuese grande y le pidiese prestada su moto voladora para ir con X persona a Y lugar. - Tranquilo... todavía falta mucho para eso, y créeme que me parece que no serás el único celoso que intente proteger a la pequeña.- me refería también a Ted Tonks, por supuesto. Aunque creo que yo también podía considerarme como un "tío postizo" de Dora y protegerla en caso de que sea necesario. Me preguntaba qué reacción tendrían Andrómeda y Ted si supieran que yo era un licántropo... ¿dejarían que siguiera juntándome con la pequeña Dora? ¿O pedirían una autorización al Ministerio de Magia para prohibirme acercarme a ellos? Sacudí la cabeza inmediatamente.

Puse los ojos en blanco mientras terminaba de esconder las cosas debajo del asiento y me dejé caer totalmente rendido. Sí, sabía que era quedarme corto con "excesivo" porque estaba seguro que Minerva iba a castigarnos de acá a Navidad... eso siendo la mejor persona del mundo, porque si fuese cualquier otro nos castigarían hasta terminar el año escolar. - sí, tienes razón esta vez... "excesivo" es poco para decir lo que pienso al respecto.- admití haciendo una mueca con mis labios. Estaba un poco preocupado del resultado de esta broma, por más que yo mismo me hubiese encargado de los detalles para que las cosas salieran con la mejor precisión posible... pero conociendo a este par (es decir: James y Sirius) creo que iba a ser imposible que esto no se descontrole. - ¿Ustedes? Nunca.- respondí con sinceridad cuando preguntó desde qué momento dejaba que los problemas que causábamos se volviesen nuestra mayor preocupación. - Pero en mi caso generalmente suelo preocuparme por los efectos secundarios que puedan llegar a tener.- y eso no era nada nuevo. Sí, es verdad: yo también me pasaba el tiempo estando castigado pero mi caso no era tan extremo como el de James y Sirius porque digamos que era más aplicado... y Peter siempre quedaba pegado a ellos. - Pero bueno... supongo que tienen razón al decir que es nuestro último año... así que: que sea lo que Merlín quiera... .- dije poniendo los ojos en blanco mientras recargaba mi brazo en el apoya-brazos.
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Dom Sep 09, 2012 1:34 pm

Cambio de Situación


the calm before the storm

El trayecto que recorre el expreso de Hogwarts es un viaje largo que parte desde la estación King’s Cross hasta a estación de Hogsmeade, muy cerca de donde Hogwarts se encuentra situado. Es por eso que el viaje toma todo el día: desde las once de la mañana hasta entrada la noche, y quizás por la misma razón es que para muchos puede resultar algo tedioso pero nunca termina de serlo cuando te reencuentras con tus amigos que no has visto durante el verano y con quienes ideas interminables travesuras para hacer sacar de los nervios a la gente más pacífica de Hogwarts. De hecho, gracias a las travesuras, es la forma con la cual todos suelen soltar carcajadas, chillidos y regaños: un sin fin de situaciones que hace que el viaje en el expreso sea una experiencia no tediosa sino más bien agradable y divertida.

Como era de esperarse, gracias al pronóstico que se realizó en la mañana anunciando el clima que iba a ver a lo largo del día, la llovizna comenzó a hacerse notar pasada el mediodía; no obstante, más entrada la tarde, comenzó a llover de una forma más intensa impidiendo observar por la ventanilla el paisaje que rodeaba al Expreso mientras el mismo hacía su recorrido. Era algo típico que lloviese el primero de septiembre: la mitad de los viajes se habían realizado bajo estas condiciones exceptuando pocas excepciones donde el sol radiante y el calor intenso impedía a los estudiantes y profesores respirar con normalidad. Sí... definitivamente el clima estaba loco...

El tren frenó de golpe cuando un hombre se interpuso en el camino y la sonrisa taciturna que le dedicó a quienes iban en el tren develó indudablemente los planes malignos que iban a realizarse a continuación. - No se resistan, hermanos de sangre - dijo el mortifago refiriéndose a los sangre pura utilizando un sonorus para que todos quienes se encontraban allí lo escucharan. La voz era fría y arrastraba las palabras al paso que decía las siguientes.- El Señor Oscuro es piadoso: si se unen a él les prometerá riquezas, poder y una vida sin preocupaciones. Su alianza con los sangre sucia no tiene sentido... su destino ya está decidido y no tiene sentido protegerlos - anunció mientras los llantos y los gritos continuaban en el lugar. Había allí distintas emociones encontradas: entre el terror y el pánico por un lado, y hasta la admiración en otros casos. - No se resistan o su destino será igual que el de ellos.- repitió con voz áspera y carente de emociones antes de desaparecer.

*BOM* De pronto, una fuerte explosión se escuchó de pronto en la parte trasera del Expreso de Hogwarts, e inmediatamente una nube de polvo invadió el lugar. Era el momento de atacar: Hogwarts era sin duda el lugar donde la mayor cantidad de sangre sucias se encontraba reunidos, al igual que aquellos despreciables traidores de sangre que se negaban a seguir las instrucciones del Señor Oscuro: el plan en cuestión era simple: dar advertencia... nadie podría jamás hacer nada para impedir que la oscuridad dominase al mundo mientras El Que No Debe Ser Nombrado se encontrase al poder, y pues... si mataban unas cuantas sabandijas innecesarias ¿qué más le daba a él? Resistirse a Voldemort era resistirse a un régimen autoritario y las consecuencias iban a ser grandes para todo aquel que no estuviese a su favor.

El tren se volvió un caos, las risas cesaron siendo reemplazadas por el llanto y el nerviosismo, y el terror abrazó las puertas. La Orden del Fénix fue advertida en cuestión de segundos de lo que estaba sucediendo en el Expreso de Hogwarts, y varios de sus integrantes aparecieron en cuestión de segundos en el lugar para ayudar. Los escombros tapaban los cuerpos de varias personas inconscientes que habían estado en el vagón donde se produjo la explosión, y el polvo impedía ver con facilidad ya que resultaba difícil quitarlo incluso con magia por el viento que se había levantado en el lugar dado que se encontraban en un lugar desértico.

Varios de los Aurores se quedaron custodiando el expreso en caso de que algún Mortifago decidiese aparecer para volver la situación aún más complicada pero no se veían señales de ellos. Pero era imposible bajar la guardia, porque si un Mortifago había causado tanto alboroto en cuestión de segundos... ¿quién decía que más de ellos no estuviese cerca del lugar esperando el momento indicado para atacar?

La guerra parecía haberse desatado finalmente...

Situación Actual

✔ Fecha: 1ero de Septiembre 1977
✔ Hora: 20.40 PM.
✔ Lugar: Expreso de Hogwarts || La Orden del Fénix pueden ayudar a los estudiantes que se encuentran en el expreso.
✔ Clima: 17°C - ventoso // Lluvia.
✔ Luna: Cuarto menguante.
✔ Situación de Alerta: Ataque.

Recordatorios

Por momento no hay mortífagos en la zona del problema. La idea en sí es dar una advertencia del Lord "invitándolos" a unirse a su bando o padecer las consecuencias de negarse a él.
Pueden encontrar personas muertas de otros cursos, o incluso de su mismo curso siempre y cuando no sean personajes de los que están dentro del rol.
También pueden poner algunos de sus personajes heridos, inconscientes y de más... traten de variar con personajes masculinos y femeninos (los chicos también sufren)
Roleen mucho (?)

avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Dom Sep 09, 2012 2:33 pm

______________________________________________
Chloe Johnson
Chloe Johnson
_________________
17 años ~ Slytherin
Club Slug
Sangre Pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
____Nick Hoffman
Nicholas Hoffman
_________________
17 años ~ Gryffindor
Golpeador
Sangre Pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
Rory Hawthorne
Rochelle Hawthorne
_________________
17 años ~ Ravenclaw
Estudiante Responsable
Sangre Pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
____Liam Hoffman
William Hoffman
_________________
17 años ~ Slytherin
Golpeador
Sangre Pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
Amy Gallagher
Amelia Gallagher
_________________
17 años ~ Gryffindor
Estudiante Normal
Sangre Pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
____Fredrick McKinnon
Fredrick McKinnon
_________________
24 años ~ Ex Ravenclaw
Desempleado
Mestizo

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
Dianne Williams
Dianne Williams
_________________
17 años ~ Hufflepuff
Prefecta
Mestiza

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
____ Ben Kline
Benjamín Kline
_________________
17 años ~ Gryffindor
Estudiante Vago
Sangre Pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
Sophia Calhoun
Sophia Calhoun
_________________
16 años ~ Gryffindor
Estudiante Rebelde
Sangre pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré
____Noah Bennett
Noah Bennett
_________________
16 años ~ Hufflepuff
Estudiante Desinteresado
Sangre Pura

feat. Encontrable
en donde sea

sms # | espero, debo, daré

ubicaré a la noche que ahora ando con estudios :(
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Dom Sep 09, 2012 2:56 pm

Cheyenne Kendrick
(( Cheyenne ))


17 años
Slytherin
----
..............................
@
Rick McKinnon
& expreso
...
espero
_______
Gaiana Dougherty
(( Gaiana ))


16 años
Hufflepuff
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Jessie Wintringham
(( Jessamine ))


16 años
Ravenclaw
----
..............................
@
Liam Hoffman
& expreso hogwarts

escribo
_______
Lizzy Fenwick
(( Lizbeth ))


17 años
Gryffindor
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Marley McKinnon
(( Marlene ))


17 años
Ravenclaw
Prefecta
..............................
@
Sirius Black
& Compartimiento
...
escribo
_______
Narcissa Malfoy
(( Cissy ))


22 años
Ex Slytherin
Mortífagos
..............................
@
disponible
& Mansión Malfoy

espero / debo
_______
Novalee Nott
(( Nova ))


16 años
Gryffindor
Metamorfamaga
..............................
@
Alistir Greengrass
& expreso hogwarts

escribo
_______
Phoebe MacMillan
(( Phoebe ))


16 años
Hufflepuff
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Solveig Finnigan
(( Sol ))


16 años
Hufflepuff
mitad veela
..............................
@
disponible
& compartimiento
...
espero / debo
_______
Willa Hawthorne
(( Willow ))


22 años
Ex Gryffindor
Du. Honeyduske
..............................
@
Disponible
& Tres escobas
...
espero / debo
_______
Amos Diggory
(( Amos ))


17 años
Ravenclaw
Buscador
..............................
@
Juliette Hawthorne
& Expreso
...
escribo
_______
Brand Bracken
(( Brandon ))


16 años
Hufflepuff
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Damien Blackwood
(( Damien ))


17 años
Slytherin
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Ephram Ackerman
(( Ephram ))


23 años
Ex Ravenclaw
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Frank Longbottom
(( Frank ))


17 años
Gryffindor
---
..............................
@
Alice Breckenridge
& expreso hogwarts

escribo
_______
Gale Braddock
(( Gale ))


16 años
Gryffindor
---
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Regulus Black
(( Regulus ))


16 años
Slytherin
Buscador - Club S.
..............................
@
disponible
& expreso hogwarts

espero / debo
_______
Remus Lupin
(( Lunático ))


17 años
Gryffindor
Prefecto
..............................
@
Disponible
& compartimiento.
...
espero / debo
_______
Samuhel Chambers
(( Samuhel ))


16 años
Ravenclaw
---
..............................
@
Disponible
& expreso Hogwarts

espero / debo
_______
Ted Tonks
(( Ted ))


24 años
Ex Hufflepuff
Auror - Orden
..............................
@
Disponible
& Londres

espero / debo
_______
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Dom Sep 09, 2012 5:55 pm

Lily Evans
Lily Jane Evans
# 17 años ; Gryffindor - Septimo ; # Premio Anual & Club Slug ; Sangre Impura
Esta Con: James Potter ; Donde: En el expreso


Que lloviera durante el trayecto a Hogwarts no era una sorpresa, en realidad la sorpresa era cuando no llovía y cuando el sol iluminaba la velada a Hogwarts. Pero para mi siempre fue algo esencial? Sonaría tonto, pero el echo de que lloviese me hacia sentir como si realmente fuese el Primero de Septiembre. Supongo que era por el echo de que me había acostumbrado ademas me traía buenas memorias. Dias en los que me la pasaba en la sala común con una taza de cafe y un buen libro, o simplemente me ponía a ver la lluvia caer por la ventana.

Marlene y yo nos habíamos separado hace ya unas horas ambas habíamos decidido que hacer nuestra ultima ronda por separado porque de esa forma íbamos a terminar mas rápido, claro siempre y cuando no nos topáramos con presencias indeseables aka: James Potter y Sirius Black. Aveces no sabia quien era peor si Potter o Black ambos tenían un talento sobrenatural para darme un dolor de cabeza. Aunque tenia que admitir de vez en cuando eran bastante graciosos, claro cuando no estaban gastandonos alguna broma. Siempre me pregunte porque Marlene y yo nos habíamos convertido en su blanco favorito aunque según Marles el porque con James no era difícil de saber. El llevaba años detrás de mi, invitandome a salir o simplemente intentando estar cerca de mi y como yo me negaba a cada uno de sus avances pues las bromas eran la siguiente opción. Esa era la lógica de la gran Marlene McKinnon y sabia que discutirlo era inútil o bueno eso le gustaba pensar a Marlene y yo como su mejor amiga se lo permitía. Gracias a Godric que no me había encontrado muchos problemas durante mi ronda aunque ciertamente nunca logre dar con la persona que estaba buscando.

Ese detalle empezaba a preocuparme que acaso no se subió al tren? "No digas tonterías Lily" me regañe mentalmente, Potter tenia que estar metido por aquí, vas a ver que al abrir la puerta de un compartimiento lo vas a ver de presumido con alguna boba de su club de fans. Gire los ojos sin poder evitarlo, y una vez mas aquella frase tan molesta llego a mi cabeza "Estas celosa Evans?" con la voz nefasta de Sirius Black, que era imposible borrar aquella frase de mi mente? Estaba harta de darle vueltas a mi propia cabeza por aquella frase. Jale un poco de las mangas del suéter que ahora llevaba puesto, mientras negaba con la cabeza una vez mas intentado borrar aquellos pensamientos de mi mente, con la intención de enfocarme en mi trabajo porque justamente frente a mi había un par de pequeños de primero que parecían estar discutiendo uno llevaba el ojo morado y el otro estaba sangrando de la nariz, no podía dejarles así aunque una sonrisa divertida apareció en mi rostro. Ambos estaban llorando, suponía que no habían querido que la discusión llegara tan lejos pero nos pasaba a todos. Me les acerque de la forma mas gentil que pude ya que solían asustarse al ver a alguien mayor y simplemente les advertí que aquel comportamiento no se toleraría en Hogwarts y que si volvía a verlo les daría un castigo.

Para después ayudarles con sus heridas, había echo un trabajo decente? No era Madam Pomfrey pero creía haberle echo justicia? Ya que durante mi 5to curso me había interesado por la medimagia y le había pedido permiso de ayudarla un poco en la enfermería y fue ahí donde aprendí muchos de los hechizos y pociones que tenían que ver con salud o mas bien los había puesto en practica. Claramente me pareció fascinante aquel tiempo, pero ahora mismo mi mas grande deseo era ser Auror, y unirme a la lucha contra Lord Voldemort. Si usaba su nombre, por lo menos en mis pensamientos ya que para mi tenerle miedo a un nombre era tenerle aun mas temor a la persona detrás de aquel supuesto nombre. Ademas para mi aquel nombre no merecía ninguna clase de respeto si no que al contrario era repugnante. Aquel pensamiento me llevo a pensar en Severus, cosa que quería evitar porque pensar en el me era deprimente. No podía negar que le echaba de menos porque lo quiera o no, el fue una parte sumamente importante de mi infancia y nuestros recuerdos eran interminables.

Ademas dentro de todo tenia que admitir que aun sentía un fuerte cariño hacia el, lo quería demasiado aun y cuando había encontrado en Remus un amigo incondicional y ahora mismo ocupaba aquel lugar una parte de mi sabia que nadie iba poder remplazar a Severus, aun y cuando todo Hogwarts cuestionara nuestra amistad desde el principio. Me entristecía saber que habían tenido razón, ver como mi amistad con mi mejor amigo deterioro con el paso del tiempo aquel lazo que nos unía simplemente ya no estaba. Suspire un poco mientras me asomaba en uno de los compartimientos, asegurandome de que todo estuviese bien. Todo estaba tranquilo y había llegado al final del tren, agradecía que aparte de aquel percance que tuve con los pequeños de primero hubiese sido lo único. Les avise a un par de alumnos que se pusiesen la túnica ya que hacer todo al ultimo era totalmente molesto. Yo llevaba mi túnica desde hace rato, pero sobre ella llevaba un suéter ya que moría de frío, aun así me encargue de hacer notar mi placa que anunciaba que era Premio Anual. Estaba por darme la vuelta para así regresar al compartimiento y esperar a Marlene cuando de pronto el tren freno y tuve que sostenerme de una pared para no caer de frente. Mire a mi alrededor extrañada por aquel suceso cuando de pronto se escucho una voz.

Una voz tenebrosa, y fría como aquellas que te encontrabas dentro de tus peores pesadillas diciendo cosas que lograron hacer que la sangre que corría por mi cuerpo se helara aunque una sensación de furia también logro hacerse presente. Cerré los ojos en un intento de tomar perspectiva mientras que mis manos buscaban mi varita de forma inconsciente y cuando la sentí entre mis dedos la pegue un poco contra mi para sacarla en aquel instante. Y fue cuando se escucho una explosión cerca de donde yo estaba parada, aunque lo suficientemente lejos para que yo pudiese empezar a correr mirando hacia atrás y procurando no llevarme a alguien de encuentro cuando logre verlo. No tuve ni tiempo de pensar y simplemente me di la vuelta y me regrese a donde el estaba sin decirle nada lo tome de la mano para motivarlo a correr. "Corre Potter!" grite sin realmente pensar en lo que había dicho. Solo lo jale por algunos minutos aunque tal parece que no tenia intención de detenerme si no fue que el se detuvo manteniendo tan firme que logro hacerme parar. "Estas bien?" fue lo primero que pude decirle, mientras lo observaba de arriba abajo asegurandome que no le hubiese pasado nada. Y percatandome que el estar con el me había dejado respirar por primera vez desde que todo sucedió el saber que el estaba bien logro tranquilizare aunque no duro por mucho tiempo. "Marlene" dije sin poder evitarlo, mi cabeza estaba al cien. Estaba pensando en mi mejor amiga, en Remus, en Black, Peter incluso Severus.

No podía dejar de pensar en ellos simplemente el pensar que algo les había pasado me estaba comiendo la cabeza y tenia que contener mis ganas de llorar ahí mismo, porque tenia que estar en control. Los gritos no me dejaban pensar, todo el tren estaba vuelto a un caos solo se escuchaban llantos, y lamentos. Jamas me podría acostumbrar a cosa parecida. Sin pensarlo realmente aprete la mano de James que aun estaba entre la mía lo cual curiosamente me trajo seguridad. "Deberíamos ayudar, buscar a los demas" le dije intentando mantenerme tranquila y mas que nada intentando no demostrar que estaba asustada. Pero lo cierto es que estaba temblando de pies a cabeza. "No.. no podemos quedarnos acá" tartamudee un poco porque estaba intentando con todo mi ser contenerme por no explotar en llanto. Yo no era alguien que se asustaba fácilmente, pero esto sobrepasaba mis limites habían atentando en contra de estudiantes, esto confirmaba todo lo que estaba pasando fuera de Hogwarts. Y las palabras de aquel hombre no dejaban m cabeza, no podía evitar pensar que era lo que me esperaba aya afuera si sabia que el odio hacia los impuros existía y mientras lo aguantaba de los Slytherin jamas llegue a presenciar algo así, algo que amenazara mi vida de aquella forma. Pero me preocupaban mas mis amistades, la gente que me quería como Marlene por ejemplo ella y toda su familia estaban en esto conmigo incluso Potter que dada la ocasión se preocupaba por mi, así como yo por el como era el caso ahora.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Dom Sep 09, 2012 6:58 pm

Marlene McKinnon
Marlene Elladora McKinnon Jenkins
17 años # Séptimo año # Ravenclaw # Prefecta # Sangre Mestiza
está con: Sirius Black ; en: Expreso, compartimiento

Era inevitable que lloviese: por alguna razón para esta fecha siempre había lluvia… aunque científicamente se resumía al hecho de que los vientos cambiaban por la llegada de una nueva época y por eso se generaban las lluvias y este tipo de clima. Personalmente, a mí me encantaba la lluvia: solía aprovechar esos días para internarme en la biblioteca, adelantar tareas o simplemente leer un poco… aunque bueno, técnicamente cuando había sol hacía lo mismo, salvo que solía hacer mis cosas en el lago en compañía de la naturaleza, pero daba igual.

Lily y yo nos habíamos separado en la tarde, cuando el sol comenzó a caer de forma que ambas tomamos dos caminos diferentes para hacer nuestras últimas rondas. Sinceramente poco había cambiado desde la última que había hecho antes de la hora de almorzar: los de primer año eran incontrolables… se la pasaban corriendo de un lado a otro con las nuevas amistades que habían hecho en los compartimientos durante estas horas, se reían y susurraban cosas apenas audibles que parecían ser planes para cuando sus pequeños pies estuviesen dentro del castillo; había también quienes eran muy tranquilos y se pasaban el viaje mirando por la ventanilla con aire soñador, mientras que otros iban de vagón en vagón buscando a su mascota perdida. Los de segundo año preparaban novatadas para los de primero y tuve que recordarles que no fuesen muy crueles con ellos porque eran pequeños e indefensos: “¿Pequeños e indefensos?” me preguntó uno consternado “¿Te has enterado de lo que hicieron dos niños de primer año? Casi hacen volar un compartimiento con un artículo de Zonko” me contó con admiración en el tono de voz. Me quedé claramente pasmada, sin saber qué decirles, y entonces recordé a dos personas que habían hecho casi lo mismo… y sin poder evitarlo solté una risa. “James y Sirius” pensé inmediatamente mientras negaba con la cabeza, a ellos me habían recordado esos chicos con el comentario de hacía unos segundos. Bueno, al parecer ese par no iba a tener problema en encontrar sucesores de su estúpida "corona", aunque me daba la sensación de que este año iba a ser bastante... movidito: tener a esos dos pequeños además de soportar a James y Sirius... Merlín: iba a ser la muerte.

Hablando de James y Sirius ¿Dónde demonios se habían metido esos dos? Al único que había logrado ver era a Peter cuando me lo encontré comprando dulces a la señora del carrito; él me saludó con las manos casi llenas, y le devolví el saludo con una sonrisa. Le pregunté si James se había acordado que hoy era primero de septiembre y que tenía que venir al expreso, y cuando me respondió que si vino aquí me tranquilicé porque eso significaba que Black también estaba con él. "¿Qué... qué?" pensé aturdida mientras con la cabeza. Sí... me había quedado tranquila de que al menos Black estaba vivo, porque me había enterado de que había dejado a su familia en el verano: era inevitable que eso sucediera en algún momento, pero sabiendo cómo eran los Black me preocupaba que le hubiese sucedido algo... después de todo, por más imbécil que fuera seguía siendo una persona y estaba en contra del maltrato. "Sí... como si Sirius fuese alguien indefenso y se preocupase además por ti. Deja de soñar, Marlene" me ordenó mi propia conciencia. No entendía porque siempre terminaba preocupándome por una persona como Sirius Black… realmente él no se merecía que anduviese pensando en él porque simplemente eso significaba que me preocupaba más de la cuenta, y que al fin de cuenta James tenía razón al respecto: “Te preocupas por él, por eso tu cabeza no deja de darle vuelta al tema…” me dijo una voz socarrona parecida a la de James. Me mordí el labio inferior y suspiré con profundidad. Odiaba pensar en todo lo relacionado a Black, porque me enfermaba… me hacía poner de mal humor e incluso llegaba a irritarme. Era fastidioso en todo sentido. Pero lo que más me molestaba era sin duda cuando él presumía abrazando a ese grupo de zorras que estaba a su alrededor todo el tiempo: “eso, mi querida Marlene, se llaman celos… los celos aparecen cuando deseas estar en el lugar de otra persona” me respondió con burla mi mente. ¿Qué yo quería ocupar el lugar de su ridículo club de fans? Por favor, no me hagan reír… era absurdo, imposible y totalmente carente de sentido. Realmente necesitaba que mi cerebro dejase de pensar o terminaría por volverme loca. Más de lo que ya estaba.

Al paso de las horas la lluvia comenzó a ser más aguda y persistente, de forma tal que el vidrio había quedado empapado por fuera e impedía ver hacia el exterior; aunque tampoco era que hubiese mucho para ver, pues a estas horas el sol había caído y se había oculto en el oeste. Eso significaba que ya faltaba poco para llegar al castillo, así que me puse a caminar de nuevo anunciando a los estudiantes que fuesen colocándose sus túnicas para después no hacer todo a último momento; en mi caso llevaba con el uniforme desde que me subí al tren luciendo mi corbata perteneciente a la casa Ravenclaw y acompañada por mi placa que indicaba que era Prefecta. Me sentía orgullosa de mi “título” y me gustaba lucirlo… sí, vale, era bastante orgullosa de mí misma, y básicamente desde quinto año no podía dejar de dar saltos cuando me llegó la notificación anunciándome el logro… pero tenía ciertas aspiraciones respecto a mi vida y una de ellas era convertirme en una auror destacada. Vale, era una fantasía… pero soñar nunca estaba de más: siempre habría otros aurores mejores que yo y a los que seguramente no les llegaría ni a los talones; de todas formas, para ser una gran auror debía estudiar mucho, ser aplicada y hacer las cosas correctamente, porque sino ¿quién me tomaría en serio?

El tren frenó de golpe haciendo que me fuese hacia delante chocando contra el cuerpo de una persona que justo iba en sentido opuesto al mío. - Lo siento...- Susurré apenas audible totalmente aturdida por lo que estaba sucediendo. Varias puertas de los compartimientos se abrieron y unas cabezas asomaron sus cabezas hacia el pasillo.- Tranquilos, chicos... posiblemente el tren se descompuso...- anuncié con tranquilidad mientras posteriormente levantaba mi cabeza para ver con quien había chocado... - Black...- empecé a decir. Pero las palabras se me quedaron estancadas en la mitad de mis cuerdas vocales cuando una voz resonó por todo el tren. Me puse un poco tensa, y sin poder evitarlo me aferré un poco del brazo del muchacho de ojos color gris. La respiración se me entrecortó al escuchar aquella voz, y tardé unos segundos en reaccionar.

Por suerte, esta vez reaccioné antes de lo que había hecho hacía un tiempo atrás y saqué mi varita echando a nuestro alrededor un escudo protector en caso de ser necesario. Evidentemente una explosión se escuchó fuertemente, pero no fue en nuestro compartimiento sino en unos más adelante. De todas formas, la nube de humo llegó hasta donde estebamos y tardo varios minutos en dispersarse dado a los efectos del viento. - ¿Están todos bien? - pregunté a los pequeños que se encontraban allí. Ellos comenzaron a llorar y a pedir por sus mamás, a lo que me giré para ver a Sirius.- ¿Estás bien? - pregunté mirándolo fijamente sintiendo como la respiración se me entrecortaba debido a la situación que estábamos atravesando.

Estaba aterrada... tenía pánico y necesitaba asegurarme que Lily, Dora, Ethan y mi hermano estaban bien... Podría llegar a morir si algo les pasaba a ellos, porque eran mi familia y sin duda a quienes más apreciaba. Sin poder evitarlo dejé escapar una lágrima que salió repentinamente a causa de los nervios, y me la quité con rapidez, tratando de impedir que él la viese. Tenía que ir al compartimiento de la explosión pero... miré a mi alrededor: no podía dejar a los niños solos porque si llegaba a pasar algo no tendrían quien los defendiera. Eran demasiado pequeños y no sabían demasiado de autodefensa. Entonces recordé lo que habíamos hablado con Lily, Dora, Ethan y Rick una vez: en caso de emergencia debíamos lanzar chispas rojas y para asegurarnos que el otro estaba bien debían responder con chispas verdes. Inmediatamente saqué mi varita y lancé las dichosas chispas, esperando con ansiedad una respuesta proveniente de ellos.- Lily, Dora, Ethan, mi hermano y yo... acordamos que si llegase a haber un caso de emergencia debíamos tirar chispas rojas... y el siguiente que responda debía tirar otras de color verde para asegurarnos que estaban bien... - le expliqué a Sirius hablando rápidamente. Estaba poniéndome un poco histérica y mi tono de voz era sumamente agudo, como si de pronto se me hubiese desvanecido. Tenían que estar bien... tenían que estarlo... porque sino... "No... ellos van a estar bien". Mantuve mi expresión seria, intentando que las emociones no se reflejasen en mi rostro, poeque de lo contrario los pequeños podrían asustarse más de lo que estaban.- Todo está bien... no va a pasar nada... no voy a dejar que les pase nada...- les aseguré mientras sentía como una niña de primero se acercaba a mí a abrazarme fuertemente. La abracé cuidadosamente dándole apoyo moral mientras acariciaba suavemente su cabello rubio. - Tenemos que hacer algo, Sirius - le dije mirandolo seriamente. Como se le ocurriese bromear ahora, juro por Merlín que le golpeaba.
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Dom Sep 09, 2012 7:47 pm

Alice Breckenridge
# Con: Frank L.
7mo ; 17 años
Gryffindor
Club Slug
» Sangre Pura
# Sin mensaje
Cassandra Flint
# Con: Disponible
6to ; 16 años
Ravenclaw
None
» Sangre Pura
# Sin mensaje
Emmeline Vance
# Con: Gavin O.
7mo ; 17 años
Hufflepuff
Club Slug
» Sangre Pura
# Sin Mensaje
Isobel McGonagall
# Con: Ben K.
7mo ; 17 años
Gryffindor
Prefecta
» Sangre Mestiza
# Sin mensaje ; Doy
Maggie McGonagall
# Con: Disponible
Ex Gry ; 24 años
Orden de Fénix
Sanadora
» Sangre Mestiza
# Sin mensaje
Mirana Finnigan
# Con: Disponible
6to ; 16 años
Slytherin
Cazadora
» Sangre Pura
# Sin mensaje
Aldous Ollivander
# Con: Disponible
7mo ; 17 años
Hufflepuff
Prefecto
» Sangre Mestiza
# Sin mensaje
Cadmus Thicknesse
# Con: Disponible
6to ; 16 años
Ravenclaw
None
» Sangre Pura
# Sin mensaje
Dorian Holzmann
# Con: Charlotte K.
Ex Gry ; 25 años
Orden del Fénix
Runas Antiguas
» Sangre Pura
# Sin mensaje
Lucius Malfoy
# Con: Disponible
Ex Sly ; 24 años
Mortífago
Ministerio de Magia
» Sangre Pura
# Sin mensaje
Severus Snape
# Con: Disponible
7mo ; 17 años
Sytherin
Club Slug
» Sangre Mestiza
# Sin mensaje
Sirius Black
# Con: Marlene M.
7mo ; 17 años
Gryffindor
Golpeador
» Sangre Pura
# Sin Mensaje ; Doy
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Lun Sep 10, 2012 12:04 am

Charlie Kendrick
Charlotte Kaede Kendrick Beurk
# 17 años ; Ravenclaw - 7mo ; # Cazadora ; Sangre Pura
Esta Con: Dorian Holzmann ; Donde: En el expresso


Llovía, una vez mas durante el transcurso a Hogwarts. Sorpresa, sorpresa pensé mientras giraba los ojos. No es que me molestara la lluvia, pero no me sorprendía en lo absoluto que lloviera era una tradición de todos los años por decirlo de alguna manera. Lo cierto era que yo jamas fui fanática de los días lluviosos. El porque era muy fácil de adivinar: Me aburría. Yo no era una persona que se entretenía leyendo, amaba estar afuera me gustaba mucho la naturaleza. Porque aya afuera me sentia libre de una forma o otra.

Lo cierto del día de hoy es que no había despertado con el mejor de los humores. Aunque aquello no era sorpresa llevaba semanas despertando de aquella forma, es decir todo el mundo lo aria si tuviese que pasar todo un maldito verano metido en mi "dulce" hogar. Usaba la palabra dulce en todo el sentido del sarcasmo, no había cosa que odiara mas que estar en casa. Tener que aguantar a los idiotas de mis padres y su estúpida obsesión con la sangre pura. O sus estúpidas comparaciones con mi hermana gemela, las palabras de mis padres ya parecían cassette rayado. No los soportaba absolutamente no podía seguir mas en mi casa por lo que daba gracias a Rowena que el verano había terminado. No había pasado mucho durante la mañana antes de llegar al expreso mas que la costumbre de mi padre amenazandome con volver a encerrarme en mi habitación como solía hacer durante todos los veranos si le llegaban alguna queja de Hogwarts. Lo divertido de la situación es que el no se había dado cuenta de que había encontrado un pasadizo secreto detrás del armario de mi habitación el cual me dejaba salir cuantas veces yo quería y como ni el y mi madre se pasaban por el lugar pues yo entraba y salía a mi antojo.

Una de esas salidas precisamente era la que tenia mi cabeza echa un estúpido lío, aquella salida a las tres escobas y aquella borrachera tuvieron que haber sido la peor idea que se me pudo haber ocurrido, no lo era en un principio porque realmente quería ver a mi mejor amigo y asegurarme de que el estuviese bien, de que sus padres no lo hubiesen lastimado, lo ultimo que necesitaba es que Sirius terminara en San Mungo. Ademas era una ocasión para celebrar no? Por fin se había librado de sus padres cosa que yo deseaba eternamente y que muchas veces había pensando en hacer pero algo me detenía, mas bien alguien me detenía : Cheyenne si sabia que eso sorprendería a la mayoría de personas mi gemela incluida pero ella realmente me importaba se lo dijese o no la quería si claro a mi manera pero me preocupaba lo que podía llegar a pasarle. Ella y yo teníamos una filosofía muy diferente de vida, mientras ella se ocupaba en complacer a mis padres yo los desafiaba abiertamente y me revelaba en contra de todo lo que alguna vez intentaron enseñarme. Eso no era lo que me atormentaba ahora mismo, lo que me pasaba era algo que jure jamas permitir.

Ver a Sirius Black como otra cosa que no fuese mi hermano y mejor amigo. Por mas que todo el mundo insistiera que éramos el uno para el otro, nosotros siempre fuimos capaces de mantenernos firmes en aquella decisión de siempre estar juntos pero como los amigos que éramos. Por lo menos lo habíamos estado hasta esa noche no podía negar el echo de que nos habíamos besado. Ha besado! Si no hubiese sido porque estábamos en publico probablemente nos hubiéramos tragado el uno al otro, lo que hace el alcohol. Eso no era el problema, el problema era que lo había disfrutado, había sentido cosas, sentimientos parecidos a los que solamente una persona llego a despertar en mi. Acaso era posible? Existía aquella remota posibilidad de que pude haberme dado cuenta que estaba enamorada de mi mejor amigo? No! Aquello no podía ser cierto, yo no estaba enamorada de Sirius, era Sirius lo conocía desde los once. Tenia que estar enferma al pensar eso, pensaba que durante los días siguientes iba poder hablar con el, y no se arreglar aquella situación pero pasaron los días, pasaron las semanas y ni una noticia de el.

Al muy tonto parecía haberselo tragado la tierra, si esta bien sabia donde era que se estaba quedando después de todo vivía con James y igual sabia que el no tenia ningún inconveniente que yo pasara a buscarlo pero bien ese no era el punto, el también sabia donde buscarme o por lo menos pudo haberme escrito una carta! Que acaso no merecía? "Tu tampoco lo has echo" empezó a decir mi cabeza "Pero yo soy mujer" aquel orgullo tan característico era exactamente lo que nos terminaría de destruir algún día, o bueno eso era lo que escuchaba por ahí. Había estado muy tentada en mandarle alguna carta a Andromeda su prima, con quien llevaba una relación bastante cercana al ser la primera chica que Sirius había llevado a "casa" si no la única, pero pronto descarte aquella idea no quería preocuparla suficiente debía tener con los problemas de Sirius para encima molestarla con los míos. Lo cierto de esta situación es que estaba aterrada, me daba tanto miedo perder a mi mejor amigo que no sabia que hacer al respecto ni como reaccionar ante aquello tal vez por eso el no me había buscado? "Si eso es" me conteste mentalmente mientras me acomodaba en el sillón, estuve viendo por la ventana de forma bastante distraída cuando sentí como es que el tren llegaba un alto.

Normalmente no me hubiese preocupado pero esto fue repentino, casi me caí al suelo por lo que deje a un lado mi diario y me levante de la silla abriendo la puerta del compartimiento con toda intención de averiguar que pasaba, empece a caminar por unos segundos, buscando con la mirada a alguien conocido cuando de pronto se escucho una voz. Que logro que la piel se me pusiese de gallina, las cosas que decían eran absurdas y tenia que haber sido el. Mire a mi alrededor y me encontré con un chiquillo llorando a lo que no pude evitar acercarme "Ey mocoso tranquilo si?" esta bien no era buena para hablar y no le había dicho mocoso con la intención de ser ruin, si no al contrario quería ayudarlo a tranquilizarse. "Venga no pasa nada si?" le dije mientras extendía mis brazos para que me abrazase. "Todo esta bien, todo esta bien" susurre al ver como el pequeño se aferraba a mi. Y fue cuando se escucho una fuerte explosión y mi primera reacción fue proteger al niño por lo que termine por hacernos caer al piso mientras yo lo abrazaba y mi cuerpo cubría el suyo. Estábamos bien, lo abrace de esa forma por un par de segundos para después levantarme y hacer que me mirase. "No tienes algún rasguño? Moreton? Algo? Todo completo? Pies, manos?" lo mire de arriba abajo para asegurar que estuviese bien.

Y al hacerlo lo tome de los hombros haciendo que me mirase "Voy a averiguar que ah pasado, no quiero que dejes este lugar me entiendes?" le dije mirando directamente "Cualquier cosa grita, me llamo Charlie" le dije intentando mantenerme lo mas calmada posible pero lo cierto es que yo también estaba asustada. El me dijo su nombre se llamaba Collin y lo tome como entendió lo que le había dicho. "No tardo Collin, ya sabes grita lo mas fuerte que puedas, pero no te muevas me lo prometes?" intente dedicarle una sonrisa para tranquilizarlo pero no creí haber sido muy exitosa después de dejarlo en aquel compartimiento me dedique a andar por los pasillos cuando de pronto sentí un brazo jalarme detrás de una pared y contra aquella persona la cual no logre ver bien. Lo único que salió de mi boca fue un ruido de protesta pero al darme cuenta que un pedazo del techo enorme estaba por caerme encima no pude suspirar con alivio para después ver con horror como es que bloqueaba aquella puerta donde se encontraba aquel pequeño. No pasaron ni los dos segundos para que escuchase su grito a lo que no pude evitar pelear con quien me estaba deteniendo. "Sueltame!" dije aun sin mirarlo mientras pataleaba un poco. "Tengo, tengo que ayudarlo" dije desperadamente y logrando zafarme y darme la media vuelta lo que no me esperaba era verlo a el. "Tu?" fue lo único que logre decir mientras lo miraba con la boca abierta.

Y los ojos en blanco, le hubiese gritado en ese instante si no fuese por el segundo grito de aquel pequeño a lo que volví a hacer el intento de acercarme hacia donde estaba y una vez mas el me tomo del brazo. "Dejame! voy ayudarlo, tan solo es una cría" le dije haciendo todo lo posible por alejarme de el. Una vez mas los gritos de aquel pequeño resonaban por el lugar, aun y cuando todo el tren estuviese gritando yo solo escuchaba mi nombre "Charlie, Charlie, Charlie" decía aquel niño y sin poder evitarlo mis ojos empezaron a humedecerse "No llores" me ordene mentalmente intentando calmarme. "Ayudalo por favor" Le pedí a Dorian en un susurro bastante suplicante esperando que me hiciese caso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Lun Sep 10, 2012 7:27 pm

Cheyenne Kendrick
Cheyenne Katherine Kendrick
17 años # Slytherin # Séptimo año # Club Slug # Sangre Pura
está con: Rick McKinnon ; en: Expreso, compartimiento

Me enfermaba cuando la gente hablaba como si te conociera de toda la vida, esa psicología barata en la que trataba de analizar tu comportamiento como si fueses alguien a quien conocías desde siempre cuando en realidad no tenían absolutamente idea de nada de lo que sucedía a su alrededor. Claramente las primeras impresiones siempre importaban, pero detrás de ellas siempre habían un motivo, una razón por la que cada quien era de una forma y no la otra… y claramente, yo tenía mis propias excusas: sobrevivir. Vivía en un mundo egoísta donde todos se preocupaban por sí mismos, y mi caso no era menos que los demás; si no me preocupaba por mí ¿quién iba a hacerlo? Jamás había contado con el apoyo de mi gemela para nada, y sin duda tenía que abrirme paso de una forma diferente a la que ella lo hacía con su estúpida y ridícula idea de enfrentarse a nuestros padres de la forma en que lo hacían. Por mi parte, yo había escogido el camino más fácil donde pudiese salir victoriosa sin mover demasiado mi alrededor... pero a diferencia de lo que pudiesen pensar: sí, me molestaba que se hayan tomado la libertad de comprometer mi futuro con alguien a quien prácticamente no conocía más que por un "hola" y "adiós", y ahora me las veía intentando idear un plan de cómo hacer que esto se volviese una ventaja para mí en vez de algo catastrófico.

Me alegré cuando McKinnon finalmente dejó de fastidiarme y se marchó del compartimiento a hacer lo que fuese que tuviese que hacer. Su presencia de alguna forma lograba irritarme y no estaba segura el motivo por el cual me fastidiaba tanto, aunque intentaba recordarme que simplemente se debía al hecho de ser simplemente parte de su familia (de la que tanto se pasaba criticando mi padre) quienes al parecer desde siempre eran distinguidos aurores amigos de sangre impura y traidores de sangre: tal y como ellos. En cierta forma los impuros y mestizos me molestaban, aunque tampoco compartía exactamente esa absurda obsesión que mis padres tenían respecto a la “eliminación” de esas personas: a mí me parecía más tentativa la idea de mantenerlos como esclavos bajo el maleficio Imperius, porque la muerte sería algo demasiado bueno para ellos comparado al resto de las situaciones que podría llegar a haber. Aquel pensamiento que tenía respecto al tema podía resultar bastante imprudente si lo dijese a las personas incorrectas, pero también sabían que quienes habían crecido en el mismo círculo que yo podían entender la razón de mis palabras sin tener que justificarme al respecto.

De todas formas, había algo que no era capaz de explicar y me frustraba. Es por eso que había decidido no pensar en nada relacionado a McKinnon, porque el simple hecho de hacerlo significaba que me preocupaba más de lo que incluso yo misma consideraba en relación a sus palabras y a lo que ellas podrían llegar a generar en mí. "Debes estar aburrida de ser tan borde con la gente y andar siempre sola" me había dicho el susodicho. Me parece que teníamos distinto criterio para definir cuándo una persona era borde con alguien a cuando simplemente le era indiferente. En mi caso, trataba a las personas con indiferencia, incluso hasta a mi propia hermana gemela... aunque eso ya era otro tema.

Hablar de ella también me fastidiaba e incluso hasta me molestaba, por lo que también intentaba simplemente ignorarla... porque así me iba bien, o al menos era lo que quería hacerme creer a mí misma. Al menos de esa forma: teniendo mi cabeza en frío, me permitía no pensar en qué estupidez estaría haciendo mi hermana para intentar salvar al mundo. Ella y su estúpido completo... pero simplemente no podía evitar no preocuparme por ella: después de todo, era mi gemela y por más dolores de cabeza que me diese ¿quién de la familia se preocuparía por ella si no fuese yo misma? claramente mis padres ya la habían tachado como "traidora" y honestamente no nos sorprendería que en algún momento cogiera las cosas y se marchara de la familia como su estúpido amigo había hecho hacía poco tiempo... aunque ¿seguiría preocupada por ella si decidiese tomar finalmente un rumbo diferente al nuestro? me cuestioné frunciendo el ceño "Deja de pensar estupideces, Cheyenne" me exigió mi mente en tono cortante y frío. Sabía cuál era la respuesta a mi propia pregunta y quizás por eso me había cortado el pensamiento.

Fruncí mi ceño y observé con poca atención como la lluvia caía a grandes escalas desde el otro lado de la ventana. Era absurdo, y simplemente no iba a ponerme a pensar respecto al clima porque ese tipo de pensamientos filosóficos de “oh, está lloviendo… amo estos días para mirar a través de la ventana y pensar en lo hermosa que es la vida” estaba dedicado para personas estúpidas.

De pronto, el tren se detuvo haciendo una fuerte sacudida. - ¿Pero qué carajos? - mascullé mientras recuperaba la compostura. Escuché como varias puertas se abrían en el vagón donde me encontraba y me mantuve quieta en mi lugar mientras me cursaba de brazos con fastidio: esto era increíble, realmente increíble... Seguramente como mi padre se enterase que ni siquiera el Expreso de Hogwarts estaba en condiciones de seguir avanzando enviaría una lechuza al Ministerio de Educación para revisar absolutamente todo de pie a cabeza, siendo tan meticuloso como él era no me resultaría ni siquiera extraño que lo hiciera con tan solo leer "tren descompuesto". Sonreí con cierto sarcasmo y suspiré con profundidad. ¿Porqué la gente hacía tanto alboroto cuando el tren se detenía? Sinceramente le encontraba poco sentido hacer tanto jaleo.

Me levanté de mi asiento, caminando hacia la puerta del compartimiento y la abrí para dirigirme al pasillo. En cuestión de segundos, una fuerte explosión se escuchó como si hubiese sido muy de cerca y al observar como un pequeño estaba debajo de algo que parecía estar a punto de caerse busqué en mi bolsillo la varita para intentar impedir que se hiciera daño... no obstante, al no encontrarla por haberla dejado dentro del bolso de manos dentro del compartimiento no tuve más remedio que correr hacia él y cogerlo en brazos.

El techo me cayó encima estando yo sobre aquel pequeño que por alguna razón había sentido necesidad de protegerlo sin saber exactamente porqué. Y entonces, escuché como él decía el nombre de mi hermana: "Charlie". El dolor se agudizó profundamente recorriendo cada proximidad de mi cuerpo; la vista incluso resultaba ser pesada y molesta hasta llegar a tener que entrecerrarlos momentáneamente: "No te duerma, Cheyenne" me ordené a mí misma. El pequeño seguía gritando el nombre de mi hermana, aunque todo parecía ser más bien como algo lejano... Entonces, me percaté de la presencia de una sombra, no muy lejos de dónde estaba y susurré - Charlotte - posteriormente caí en la oscuridad, dejando de sentir absolutamente nada de lo que recorría por mi cuerpo, por mis venas.

avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Mar Sep 11, 2012 2:12 pm



Sirius Black
as: Sirius Orión Black III
● 17 años # Séptimo año # Miembro de la Casa Gryffindor # Golpeador del Equipo de Quidditch de Gryffindor # Animago Ilegal » Sangre Pura
[ Está con Marlene McKinnon ;; Expreso de Hogwarts, Pasillos ]

El que lloviera cada primero de septiembre ya era como una tradición y eso me llevaba a la creencia de pensar que la lluvia era más bien una especie de “bienvenida natural”. Si hay algo que disfrutaba plenamente de las noches lluviosas era sucumbir a la tentación de pasear por los extensos terrenos del colegio bajo mi enorme disfraz. Pero era muy raro que lloviera durante las noches de luna llena y las únicas veces que hemos terminado bañados de barro y lodo, han sido durante los entrenamientos o después de los partidos de Quidditch al iniciar la temporada. Y no voy a mentir, cada vez que eso sucedía… James y yo iniciábamos el desorden que terminaba en una batalla campal a mitad del campo de Quidditch. Por alguna extraña razón, disfrutaba plenamente de los temporales de lluvia y la verdad es que, dormir oyendo el sonido de la lluvia era algo vigorizante.

Al caer la noche, la lluvia se fue intensificando de tal manera que la visibilidad fue un hecho imposible para los que estuvieran interesados en observar el paisaje. Sin embargo, hubo un momento en que al alzar la vista al cielo me percaté de una inusual y extraña malformación de nubes negras en el horizonte… a las cuales no traté de prestar demasiada atención puesto que era normal que lloviera en estas fechas por diversos factores. Cabe decir que una de las cosas que internamente me preocupaba y desaprobaba era la postura que Remus decididamente había tomado acerca de no involucrarse “seriamente” con ninguna mujer debido a su “pequeño problema peludo”. Que Remus se obstinara y se cerrara de aquella forma era una completa y rotunda estupidez, como más de una vez se lo he dicho y no tenía problema en recordárselo cada vez que el tema salía a relucir por casualidad y en su expresión era imposible no adivinar lo que estaba pensando. A lo largo de estos años hemos sido conscientes de lo difícil que ha sido para Remus aceptarse así mismo y por sobre todo, hacerle saber lo valioso y grandioso que es como ser humano y como amigo. Pero el que mi mejor amigo tuviera ese tipo de pensamientos tan errados no ayudaba para nada. “Y luego dicen que el obstinado y terco que no entiende razón soy yo” me dije mentalmente con un dejo de ironía, lo que puso punto final para no ahondar más en el tema durante la tarde.

El tiempo se nos fue volando, entre risas, planes y conversando acerca de todo lo que teníamos en mente para el inicio de este nuevo año… todo parecía indicar que Remus tenía absoluta razón cuando me dijo que los dos mocosos de primero estaban más implacables que nunca, un hecho que confirme cuando los oí y posteriormente los vi pasar corriendo frente a nuestro compartimiento, al que posteriormente ingresaron en un intento desesperado por esconderse de uno de los Prefectos. “Novatos, tienen tanto que aprender…” negué dentro de mis pensamientos al ver como confabulaban entre ellos con esa expresión de euforia brillando en sus ojos. Así que me acerque a ellos asegurándome de no hacer ningún ruido que me delatara y de esa forma pillarlos desprevenidos por la solapa de sus túnicas mientras una sonrisa burlona enmarcaba mi rostro. Al darse cuenta de que los había descubierto trataron de huir, pero al llevarme un dedo a los labios en señal de que guardaran silencio cuando los obligué a agacharse, ambos se mostraron más tranquilos cuando comprendieron que mi intención no era delatarlos, así que dejaron de forcejear. – Quieto, tigre, no hagas nada – advertí, en voz baja a uno de ellos, que trató de incorporarse para cerciorarse de que no hubiera moros en la costa. De pronto el sonido de unos pasos aproximándose fue haciéndose cada vez más audible; por un instante tuve la impresión de que alguien se detenía frente a la puerta del compartimiento, pero inmediatamente la persona retomo su camino hasta que el sonido se hizo lejano y se perdió. Entonces esta vez fui yo el que se aseguró de que no hubiera nadie en mitad del corredor, para después hacerles la señal de que todo estaba despejado. Aquel par suspiró de alivio y me agradecieron que los haya ayudado a salir del apuro mientras intentaban escapar de uno de los Prefectos… les dije que no tenían nada que agradecer, pero que si querían salir bien librados de los problemas en el futuro, aún tenían mucho que aprender. La expresión en el rostro de los mocosos me hizo sonreír con diversión cuando me preguntaron emocionados si podía ayudarlos, así que los invité a tomarse un respiro y a que me contaran su gran hazaña del día… cuando ese par me contó que por poco hacen volar un compartimiento con un artículo de Zonko, no pude evitar soltar la carcajada por la genuina puntada de esos chiquillos. Luego de darles algunos de consejos y de presentarnos, ambos me aseguraron que su mayor deseo era pertenecer a Gryffindor y que no veían la hora para llegar al colegio. Reí gravemente y tras prometerles que si eran seleccionados en Gryffindor nos veríamos las caras con frecuencia, se entusiasmaron y me juraron que en la primera oportunidad me buscarían para que les presentara al amigo del que tanto les había hablado. Revolví su pelo de forma amistosa y luego de lanzarles una caja de bengalas del Dr. Filibuster para que la atraparan, me dieron las gracias una vez más y se marcharon muy contentos.

Hacía ya un largo rato que James y Remus se habían marchado para hacer su última ronda en los corredores. De mi boca escapó un profundo bostezo y cuando volví la mirada hacia Gus que dormía profundamente en el asiento de enfrente, me levanté tranquilamente, estiré los brazos en un intento por quitarme la pereza de encima y cerré la puerta con cuidado para no despertarlo. Me apetecía estirar las piernas… y en vista de que todo estaba listo, necesitaba salir a tomar un poco de aire… no había visto a Marlene en todo el viaje y aunque me era imposible reconocerlo abiertamente tenía ganas de verla, por lo menos de lejos para burlarme de su sincronía y su manera tan perfeccionista de hacer las cosas. Disfrutaba de poner a prueba la paciencia de Marlene McKinnon al grado de desesperarla y hacerla enfadar siempre que me encontraba rodeado de hermosas mujeres… algo que sencillamente no podía evitar y es que sacarlas de quicio tanto a McKinnon como a Evans era mi “especialidad”, o eso era lo que ellas decían, ya que en mi defensa no he hecho nada de lo que tenga que disculparme. Por otro lado… no podría dejar de darle vueltas a lo que había pasado con Charlotte durante el verano… una cosa era dejarse llevar por los excesos del alcohol, pero otra era que mi descaro hubiera excedido sus propios limites. Por la forma en que nos besamos esa noche, empecé a cuestionarme acerca de que era lo que verdaderamente sentía por Charlotte Kendrick. Ella no solo era mi mejor amiga, era como mi hermana, por lo tanto no debía verla con otros ojos… cualquier deseo ilícito era prácticamente una prohibición y no podía… no, más bien, NO debía… maldita sea, solo sé que nunca debí haberla besado esa noche, por que ahora siento que, gracias a esa estupidez, la estoy perdiendo… y aunque me he visto tentado de hablarlo con Andrómeda, si no lo he hecho es por que puedo asegurar que le va a encantar la idea de que Charlotte y yo terminemos enamorados… ya la sola idea es una completa locura y lo que menos quiero escuchar es que mi cariño hacia ella ha cambiado.

Luego de hablar con el maquinista, que me dijo que no faltaba mucho para llegar a la estación de Hogsmeade, opté por ir de regreso al compartimiento para cambiarme e ir despertando a Peter. De pronto se escuchó un fuerte chirrido metálico y el tren frenó de golpe, lo que en un acto de reflejo me hizo extender un brazo en un intento por mantener el equilibrio para no caer de bruces contra el suelo y sostener con el otro a la persona que me había chocado impidiendo así que también cayera. Las puertas de los compartimientos se abrieron de par en par y la mayoría de sus ocupantes se asomaron para saber que estaba ocurriendo… no fue hasta entonces que reparé en la voz de Marlene transmitiendo tranquilidad al decir que lo más probable es que el tren se descompuso, la observé sin decir ni una sola palabra, hasta que finalmente nuestras miradas hicieron contacto. Hice el amago de sonreír, pero el intento quedó hasta ahí cuando una voz fría y carente de cualquier sentimiento se escuchó en todo el tren… aquellas palabras me dejaron paralizado y lo único que fui capaz de experimentar en instante fue un sentimiento de ira mezclándose con el miedo que avivaba los latidos de mi corazón volviendo mi respiración pausada y difícil, por la forma en que Marlene se aferro a mi brazo comprendí que su tensión había aumentado… Inconscientemente deslicé mi mano hasta el bolsillo de mi chaqueta y me aferré a mi varita con expresión cautelosa ante cualquier movimiento en falso por parte de esos malditos. Posteriormente se escuchó una fuerte explosión en los vagones que había más adelante, provocando que el tren se sacudiera peligrosamente… Marlene actuó rápidamente e invocó un escudo protector a nuestro alrededor, protegiéndonos de la nube de humo y polvo que se cernía sobre nosotros. Esto no estaba bien… la angustia y la consternación lentamente empezaban a apoderarse de cada músculo de mi cuerpo paralizándome por lo que acababa de pasar… – Estoy bien, no te preocupes… – le aseguré con firmeza, tratando de infundirle seguridad mientras que en mi mente buscaba alternativas. En mi pecho sentía una fuerte opresión al pensar en James, Remus, Peter, Charlotte, Lily, incluso el imbécil mi hermano… necesitaba saber que todos ellos estaban bien, tenía que ir a buscarlos y cerciorarme por mi propia cuenta que no les había pasado nada. – ¿Tú como te encuentras? – pregunté girando la cabeza para observarla con una nota de preocupación en mi mirada. Traté de tragar con dificultad, pero en este momento tenía la boca demasiado reseca y el nudo que se había formado dentro de mi garganta impedía toda clase de intento. Necesitaba ir al lugar donde se había producido la explosión, pero no podía dejar sola a Marlene con todos los niños… lo primero que había que hacer era sacarlos a como de lugar, ponerlos a salvo antes que cualquier otra cosa. – Bien, eso será de mucha ayuda, sin duda – afirmé, tratando de conservar la calma, cuando me explicó que con Lily, Dora, Ethan y su hermano habían acordado en lanzar chispas rojas en caso de emergencia y que el siguiente que respondiera debía hacerlo tirando chispas verdes para confirmar que estaban bien. Con un movimiento de mi varita traté de disipar el humo, pero el viento proveniente del exterior dificultaba la visibilidad. Mientras Marlene trataba de calmar a los niños, a tientas busqué la puerta del vagón, la cual traté de abrir, pero todo parecía indicar que estaba trabada. – ¡Lo sé, lo sé!, estoy en eso… – repuse con una nota de impaciencia, esforzándome por abrir la maldita puerta, desistí mi intento con la puerta y fui hasta una de las ventanillas, la cual abrí de golpe para poder ver hacia el exterior. Mi respiración con cada segundo se volvía cada vez más agitada, el viento me zumbaba en los oídos y este junto con la lluvia golpeaban mi rostro… entorné la mirada con dificultad y a lo lejos pude ver las luces de la estación de Hogsmeade, aún faltaba un largo tramo para llegar, pero confiaba en que Hagrid estuviera al final del camino esperándonos como cada año. Sonreí internamente ante ese pensamiento y metí la cabeza para volverme hacia Marlene… – Marlene, Marlene, mírame… – le pedí, de la manera más tranquila que me fue capaz de expresar en ese momento, para obligarla a mirarme a los ojos. – Escúchame… no falta mucho para llegar a la estación de Hogsmeade, podemos sacar a los niños en orden y con calma y llevarlos con Hagrid. Con él estarán seguros y a salvo, confíen en mí… – dije esto último dirigiéndome con la plena seguridad a los niños que estaban alrededor de nosotros abrazándonos en busca de protección, para que se sintieran seguros. – Todo va a estar bien, linda, no te preocupes… – le aseguré a una pequeña de cabello castaño y rizado que me abrazaba fuertemente y me miraba con ojos llorosos. – Sé que podemos hacer esto, pero te necesito conmigo, Marlene… necesito que confíes en que lo lograremos… – repuse mirándola fijamente a los ojos… pidiéndole en silencio que confiara que nuestros amigos iban a estar bien, pero que a la vez comprendiera que no podía dejarla sola y menos en este momento. Confiar y creer era lo que más necesitábamos para no perder la cabeza. – Tengo un plan, pero necesito que todos se hagan para atrás y obedezcan a su Prefecta en todo… – dije sin apartar la mirada de Marlene a la espera de que me ayudara y me dejara actuar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Mar Sep 11, 2012 4:34 pm

Emma Bradford
. 7mo Curso
. Ravenclaw
. Mestiza
________________
Ft: DISPONIBLE
En: xxx
Pág: xxx
Debo/espero/daré
Millie Whiterhouse
. 6to Curso/Buscadora
. Gryffindor
. Pura
________________
Ft: Andrew
En: xxx
Pág: xxx
Espero
Thea Romanov
. 7mo Curso
. Hufflepuff
. Impura
________________
Ft: DISPONIBLE
En: xxx
Pág: xxx
Debo/espero/daré
Tessa Belicov
. Medimaga (22)
. Ex-Slytherin
. Pura/Mortífaga
________________
Ft: DISPONIBLE
En: xxx
Pág: xxx
Debo/espero/daré
Ethan Meadows
. 7mo Curso/Metam.
. Gryffindor
. Mestiza
________________
Ft: Bonnie
En: xxx
Pág: xxx
Debo/espero/daré
Ben Crane
. 6to Curso/prefecto
. Hufflepuff
. Pura
________________
Ft: DISPONIBLE
En: xxx
Pág: xxx
Debo/espero/daré
Adam Jones
. 7mo Curso/Guardián
. Ravenclaw
. Pura
________________
Ft: DISPONIBLE
En: xxx
Pág: xxx
Debo/espero/daré
Keegan Hawthorne
. Auror (24)
. Ex-hufflepuff
. Puro/ODF
________________
Ft: Cassie
En: xxx
Pág: xxx
Espero
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Vie Sep 14, 2012 7:20 am
















DORA MEADOWS
~
Ravenclaw
~ 6to curso {16 años}

Con: DISPONIBLE
En: Expreso

{Doy}



JAMES POTTER
~
Gryffindor
~ 7tmo curso {17 años}

Con: Lily E.
En: xxx

{Debo p.11}







RICK MCKINNON
~ Profesor DCAO
~ Ex Auror {26 años}

Con: Cheyenne K.
En: Expreso
{Debo p.12}

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Vie Sep 14, 2012 9:13 pm

Marlene McKinnon
Marlene Elladora McKinnon Jenkins
17 años # Séptimo año # Ravenclaw # Prefecta # Sangre Mestiza
está con: Sirius Black ; en: Expreso, compartimiento

Respiré con la mayor profundidad que pude, llenando de esa forma los pulmones de oxígeno. Estaba nerviosa, casi rozando la histeria, pero sabía que debía mantenerme en calma porque de lo contrario iba a ser peor para los pequeños… y además, era prefecta, debía dar el ejemplo y mantener la serenidad para brindarle la contención necesaria a los demás estudiantes que se encontraban encerrados conmigo y con Sirius Black. Pero ¿quién me contenía a mí en estos momentos? Cerré los ojos durante unos segundos, y respiré. “Tranquila, Marlene”. Intenté controlar mis impulsos y entonces fijé mi mirada en Sirius, y por alguna razón, en ese mismo momento, me sentí tranquila… “No estás sola” me recordó la parte racional de mi cabeza; tragué saliva, y presioné mis labios recuperando la compostura. Entonces, sentí como aquella pequeña niña seguía sujetándome con fuerza como si su vida dependiese de ello; me agaché para llegar a su altura y le moví un mechón de su cabello con cuidado y gesto maternal – Está bien, pequeña… no pasa nada… vas a estar bien, llegarás a Hogwarts y te seleccionarán en una de las casas… y luego esto quedará como un lejano recuerdo – le dije con la voz más segura que pude poner para calmarla.

¿A quien quería engañar? Nadie era capaz de olvidar su primer viaje en el Expreso de Hogwarts: era algo que te quedaba en la cabeza por el resto de tu vida y que al recordarlo no podías hacer más que sonreír ante la nostalgia… y esta pequeña, así como los demás de primer año, iban a tener este recuerdo… no era justo. Sentí un nudo en la garganta, y levanté la cabeza observando más detalladamente a Sirius: ¿cómo lo hacía? Incluso en esta situación él seguía viéndose guapo, con esa túnica y su brillante insignia que indicaba el ser miembro de Gryffindor. Suspiré. “Marlene” me advirtió mi mente. Sí… ya lo sabía, no debía caer bajo su telaraña, y de hecho me sentía orgullosa de ser la única mujer de Hogwarts que no se le había tirado descaradamente encima pese a llevar ese físico, y prefería seguir así… porque me negaba rotundamente a que él jugara conmigo de la forma que había hecho con varias más. “No es momento para pensar en eso” me reprendió mi mente con fastidio. – Estoy bien – respondí finalmente con toda la seguridad con la que fui capaz de hablar. No quería mostrarme débil delante de él, además, si iba a ser auror cuando saliese de Hogwarts, mejor debía empezar a acostumbrarme a que este tipo de situaciones iban a pasar a menudo mientras él estuviese deambulando por aquí. Odiaba esta situación, pero creo que era mejor serle frente que huir de ellos. – No te preocupes por mí –¡Ja! Como si realmente se preocupase por ti, Marlene” me dijo de forma socarrona mi mente y puse los ojos en blanco sin poder evitarlo. No, de hecho… lo único con lo que Sirius Black podría llegar a preocuparse por mí era en el sentido de cómo hacer mi vida miserable en ocasiones, y de hecho muchas veces lo lograba porque fácilmente era capaz de sacarme de quicio cuando se ponía en sus estúpidas poses de imbécil supremo. Pero ahora se estaba comportando, y por alguna rara razón, me sentía segura estando con él, y justamente, era esa sensación la que me hacía sentir escalofríos por todo mi cuerpo.

Sin poder evitarlo, sonreí de forma orgullosa cuando dijo que la idea que había tenido con Rick, Lily, Dora y Ethan era buena para saber si estábamos bien, y honestamente aquello era lo primero que me había enseñado Rick cuando cumplí once años: “En caso de emergencia, lanza chispas al cielo… alguien acudirá a tu ayuda inmediatamente”, me había dicho bueno, no exactamente… con los años se deformaban las palabras. – Mi hermano fue quién me lo enseñó cuando era pequeña… luego he obligado a Lily, Dora y Ethan a que hagan lo mismo en caso de emergencia… podría haber algún método más rápido, pero me conformo con esto mientras averiguo otro… además de que tampoco es que esté usándolo continuamente.- okey, Marlene… cállate. Obligarme a callar cuando estaba nerviosa era algo complicado, pero complací a mi mente quedándome en silencio durante varios segundos en lo que volteaba a ver para asegurarme que los pequeños estaban bien. Algunos lloraban y otros se mostraban inquietos pero intentaban hacerse los valientes. Suspiré nuevamente, e hice un gesto con mis labios mientras intentaba pensar en algo para poder sacarnos a todos de este lugar. Estábamos encerrados debido a la explosión y el paso estaba totalmente obstruido.

“¿Qué hago? ¿Qué hago? Joder, que soy prefecta” me dije frustrada mientras estaba comenzando a sentir la sensación de pánico recorrer mi cuerpo. Entonces, escucho la voz de Sirius desde la lejanía; mi cuerpo hacía esfuerzos para evitar mirarlo fijamente, aunque finamente terminé haciendo caso a su voz y haciéndole caso para observarle. Tragué saliva fuertemente y sentí como me tensaba. “Mañana voy a arrepentir sentirme de esta forma estando Sirius Black a mi lado” me dije a mí misma, pero ahora era la única persona en la que podía confiar en este lugar. – Deja de repetir mi nombre, que no estoy sorda – le advertí intentando sonar más como solía hacerlo cuando me frustraba con él, y creo que lo había conseguido. Tragué saliva y asentí con la cabeza observando a la dirección. – Es peligroso sacarlos por las ventanas, Sirius… - advertí inquieta mientras observaba a mi alrededor, intentando pensar en cómo demonios sacarnos de aquí. – Se podría hacer un translador… pero… No hay nada lo suficiente grande como para que todos puedan tocarlo y salir al mismo tiempo… - digo mientras me quedo pensativa durante varios minutos. “Quizás si uso un hechizo para agrandar…” empiezo a pensar mientras trato de recordar algún hechizo que pueda sernos útil y que no nos haga meter a todos en peligro.

¿Era capaz de confiar por un momento en Sirius Black? Me sentía segura estando con él en estos momentos, por el simple hecho de que si estuviese sola con todos estos niños posiblemente estuviese desquiciada sin saber qué hacer. Me lo pensé durante unos momentos, y me mordí ligeramente el labio inferior sin poder evitarlo. “Marlene…” me advirtió mi mente, aunque ahora mi nombre sonaba con la voz de Sirius Black llamándome de aquella forma. Sacudí la cabeza impaciente. Sí, definitivamente estaba volviéndome loca, no había otra forma de explicar porque estaba pensando en este tipo de cosas sin sentido alguno. – Supongo que puedo intentarlo – respondí al hecho de que me pedía que confiara en él. Aunque honestamente, me daba miedo con que locura podría llegar a salir.

No… por Merlín… no me diga que… ¿en serio va a intentar usar un bombarda? Se me cortó la respiración cuando escuché aquellas palabras. ¿Qué otra cosa podría ser para que necesitara que nos echáramos para atrás? Y sin poder evitarlo me acerqué a él y lo cogí del brazo. – Dime que estás bromeando y no estarás pensando en hacer lo que pienso que vas a hacer.- advertí sobre su oído en un susurro, tratando de evitar que los pequeños me escuchasen. –Dime que no estarás pensando en utilizar un Bombarda, por amor a Merlín… - le pedí sin poder ocultar el nerviosismo. Sin soltarle el brazo. El maldito compartimiento podía caerse encima de nosotros si llegaba a usar ese hechizo.
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Vie Sep 14, 2012 10:54 pm

Solveig Finnigan
Solveig Eirwen Finnigan
16 años # Sexto año # Hufflepuff # Cazadora # Sangre Pura
está con: Adam Jones; en: Expreso, exterior

El viaje en el expreso estaba yendo bastante bien. Me gustaba pasar horas junto a Nate ya que en el verano no había tenido mucha oportunidad de hacerlo, y estar junto a una persona que te hace sonreír como si tuvieses sonrisitis siempre era algo bueno; sabía que mi relación con Nate no era de esas en las que la pareja es super empalagosa, y si bien en cierto modo me fastidiaba que no le gustase demasiado aquello, lo aceptaba porque lo quería tal y como era. Sonreí sin poder evitarlo, y suspiré profundamente.

Los chicos, que llegaron al expreso con resaca de la noche anterior, despertaron a eso de las tres de la tarde con un dolor tremendo de cabeza así que les ofrecí a todos un poco de la poción contra dolor de cabeza que mamá me había hecho en caso de emergencia (ya que solía tener dolores de cabeza muy fuertes que solo se me pasaba con esa poción en particular) y nos lo agradecieron dejándonos un rato solos en la intimidad del compartimiento.

Estuvimos juntos durante toda la tarde, hasta que el sol comenzó a caer y le dije que iría a ver a algunas amigas para ver cómo habían estado durante el verano y tal. En realidad, a quien tenía muchas ganas de ver era a Adam pese a que nuestras familias eran muy cercanas y que técnicamente nos veíamos todo el tiempo… no obstante, el hecho de no verlo desde hacía cuatro días contados me ponía nerviosa, y sobretodo me ponía más nerviosa el hecho de que no me haya buscado todavía en el tren ni siquiera para decirme “Hola, enana ¿cómo estás?” con ese tono de voz tan suyo.

Asomé levemente mi cabeza por la ventana, y sentí como unas cuantas gotitas comenzaban a caer de forma insistente al cabo de unos segundos. La lluvia me molestaba mucho, porque era del tipo de chicas que prefería estar en el exterior jugando al quidditch, dándole de comer al calamar gigante y ese tipo de cosas… pero con la lluvia era casi imposible hacer todo eso y me frustraba, porque nunca sabía qué hacer cuando había este tipo de clima. Sin poder evitarlo, suspiré.

De pronto, el tren se detuvo haciéndome tambalear y seguidamente una voz se escuchó en el lugar. Me tensé sin poder evitarlo, y sentí como el miedo recorría cada músculo de mi cuerpo. Tragué saliva escuchando cada palabra de aquel sujeto, sintiendo repulsión por cómo se dirigía a mis amigos, y sentí también impotencia. De pronto, otro movimiento sacudió el tren y escuché una explosión. Grité sin poder evitarlo y llevé mis manos a la boca sintiendo como inevitablemente unas lágrimas caían recorriendo mi mejilla. - ¡MIRANA! ¡NATE! ¡ADAM! – exclamé preocupada por las personas que más me importaban. Sí, por más que mi hermana y yo fuésemos como el agua y el fuego, la adoraba y si llegaba a pasarle algo me moría. Comencé a correr rumbo al lugar que escuché la explosión, pero no me dejaron seguir ya que me hicieron salir del expreso por una abertura que habían hecho. Una vez que salí busqué con la mirada a ver si veía a alguien y luego me percaté de la cabellera rubia de Adam. Suspiré aliviada y corrí hacia él - ¡Adam! – grité entre la multitud y cuando estuve a su lado lo abracé llorando. – qué bueno que estás bien… - sollocé abrazándolo con fuerza. No podía ser tan valiente como Mirana y esta situación estaba superándome demasiado, sin mencionar lo estúpidamente sensible que era a veces. Me separé un poco de él, pasando mi mano por la nariz, y lo miré fijamente tragando saliva. – No sé dónde está mi hermana… ni Nate… - murmuré angustiada.

La lluvia caía sobre mi cuerpo como en picada, salpicando y empapado cada milímetro de mi cuerpo, haciendo que tuviese que apartarme el cabello de mi rostro que se me metía en la vista. Me aferré sin poder evitarlo a él, y desvié mi mirada al expreso que estaba delante de mí, en cuyo compartimiento había gente que estaba atrapada... ¿porqué no los ayudaban a salir ya, maldita sea? pensé frustrada.


Última edición por Jimms..! el Lun Sep 17, 2012 6:24 pm, editado 1 vez
avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Vie Sep 14, 2012 11:37 pm

Annie Foster
»Annelie Willow Foster
»Enfermera || 22 años
»Mortífaga
&. Disponible
@. San Mungo
→ Debo/Espero
Nikki Fletcher
»Nicole Delilah Fletcher
»Slytherin || Séptimo año
»Sangre Pura
&. Disponible
@. Expreso
→ Debo/Espero
Lottie Harrison
»Charlotte Janice Harrison
»Hufflepuff || Sexto año
»Impura
&. Disponible
@. Expreso
→ Debo/Espero
Beth Jones
»Bethany Charlize Jones
»Ravenclaw || Séptimo año
»Mestiza
&. Disponible
@. Expreso
→ Debo/Espero
TJ Brown
»Tyler Joseph Brown
»Dpto. Reg. y Control CM || 27 años
»Orden del Fénix
&. Bellatrix Lestrange?
@. Callejón Knockturn
Debo?
Liam Morris
»William Henry Morris
»Reportero || 23 años
»Neutral
&. Margaret McGonagall?
@. Londres
Debo?
Dougie Turner
»Douglas Anthony Turner
»Slytherin || Sexto Año
»Puro
&. Disponible
@. Expreso
→ Debo/Espero
Nate Houshnett
»Nathan Edison Houshnett
»Hufflepuff || Séptimo Año
»Mestizo
&. Disponible
@. Expreso
Debo/Espero
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 15, 2012 12:11 pm


Adam Jones

17 años ;; Ravenclaw ;; Sangre Pura ;; Guardián (capitán)
Esta en: Espreso Hogwarts
con: Sol Finnigan

______________________________________________________
Después de hablar con la simpatica hermana de Nott, notese el sarcasmo, decidí buscar a Sol de una buena vez porque aunque este juego de mantenerse alejado me había permitido olvidarme un poco de ella necesitaba saber que estaba bien y a salvo en el tren, bien, bien, bien no me agradaba la idea de que anduviese con otro chico y no se diera cuenta de que me tenía a mi a su lado pero eso no podía separarme de ella ¿no? si en serio la quería debía de dejar mis celos a un lado y seguir adelante buscando a otra chica con quien estar incluso si eso significaba no ser completamente feliz durante el resto de mi vida.

Iba de camino por el tren buscándola cuando se detuvo y la luz se cortó, me sostuve de una de las puertas para no caerme y de repente escuché esa voz, tragué saliva y en mi mente sólo aparecía ella una y otra vez, cuando terminó de hablar escuché como algo explotaba a mis espaldas y si no es porque no me cubro tendría más que rasguños en la cara. Todo volvió a la normalidad y manteniendome alerta busqué a mi alrededor por su cabellera rubia, no la veía ¡Maldita sea! ¿Donde estaba? me estaba desesperando cuando salió de la nada y me abrazó llorando, respiré aliviado y la abracé calmado - ya los vamos a encontrar, tranquila, trata de calmarte pequeña - dije acariciando su cabello para calmarla ¿Porqué Nate? a su hermana estaba bien pero a ese apenas y lo conocía, ok debía de controlarme - ahora, ¿Tú estás bien? - la separé de mí y la examiné buscando por alguna herida, conociéndola moriría desangrada tratando de conseguirnos. Miré a los que estaban en el vagón encerrados dispuesto a ser yo el que los sacara de ahí pero ya se acercaban los de la orden - ven, busquemos a tu hermana para que te quedes tranquila, Nate se sabe cuidar solo - le dije en un tono algo cortante y luego sonreí tiernamente, ni en estas situaciones lo podía soportar y no fingiría soportarlo pero lo decía también para que ella se quedara tranquila porque me gustara o no terminaría haciendo lo que ella quería.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por The New Adventure el Sáb Sep 15, 2012 2:08 pm

Solveig Finnigan
Solveig Eirwen Finnigan
16 años # Sexto año # Hufflepuff # Cazadora # Sangre Pura
está con: Adam Jones ; en: Expreso, compartimiento

Tenía miedo y me sentía imponente. No podía pensar con claridad y las lágrimas caían deliberadamente sin poder hacer nada al respecto. Estaba asustada, porque jamás había estado en una situación como esta y simplemente no estaba segura cómo reaccionar; además, el hecho de que algo pudiese pasarle a Adam, a Nate o a Miri... me aterraba y hacía que se me cortase la respiración: eran las personas más importantes para mí. "Tranquila, Sol" me dijo mi mente en un vago intento de tranquilizarme, y temblé ligeramente; me aferré a él hundiendo mi cabeza en su pecho mientras él acariciaba mi cabello. – No puedo tranquilizarme... tengo miedo - admití con la voz aguda mientras mi cabello cambiaba de color drásticamente a un tono gris. Hablaba en susurros y seguía sujetándome a él, porque no quería que se alejase de mí.

Lo miré fijamente a los ojos durante unos segundos y asentí con la cabeza – Estoy bien... - le aseguré tragando saliva mientras pasaba una mano por mi cabello de forma exasperada. El llanto había pasado, pero sollozaba de todas formas y las lágrimas continuaban descendiendo por mi mejilla. – pero necesito encontrarlos... - dije de forma algo testaruda refiriéndome a mi hermana y a Nate. Sabía que mi hermana y Nate eran capaces de cuidarse por sí mismos... aquí la única entre nosotros que no sabía cuidarse era yo, pero hasta que no los viese en una pieza a los dos no iba a poer quedarme tranquila.

Tomé su mano para tener a alguien a quien aferrarme y no sentirme tan vulnerable, asentí con la cabeza nuevamente y tragué una vez más saliva. – Lo sé... sé que ambos pueden cuidarse por sí mismos... solo que... si llega a pasarles algo... yo... - y sin poder evitarlo rompí de nuevo en llanto como si fuese una cría de cinco años. Merlín, hasta una chica de once años puede hacerlo mejor que yo y no llorar tanto. Me mordí ligeramente el labio intentando contenerme: "Tranquila" volví a decirme y suspiré. – ¿Tu no tienes que buscar a nadie? - pregunté en un susurro... alguna de sus tantas chicas ¿quizás? y por alguna razón pensar en eso me irritaba... "vale, no es momento... aunque él estaba siendo osco al mencionar a Nate..." me dijo mi mente y suspiré profundamente: no iba a discutir con él, no ahora... necesitaba tenerlo a mi lado y sentirme segura como estaba sintiéndome ahora.

avatar
The New Adventure
Ministro de Magia
Ministro de Magia

Edad : 28
Grageas : 1481
Galeones : 6
Fecha de inscripción : 18/10/2008

Ver perfil de usuario http://thenewadventure.roleaddict.com

Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 15, 2012 7:07 pm



Dorian Holzmann
as: Dorian Eldred Holzmann
● 25 años # Ex miembro de la Casa Gryffindor # Es Profesor de Runas Antiguas en el Colegio Hogwarts # Miembro de la Orden del Fénix » Sangre Pura
[ Está con Charlotte Kendrick ;; Expreso de Hogwarts ]

¿Cómo se retoma el hilo de toda una vida? ¿Cómo seguir adelante cuando en tu corazón empiezas a entender que no hay regreso posible, que hay cosas que el tiempo no puede enmendar, aquellas que hieren muy dentro, que dejan cicatriz? Lo cierto de aquellas palabras es que, llegué a creer que nunca me repondría de la partida de Siobhan… por mucho tiempo lamenté su decisión y el pensar en ella, detenerme a rememorar todos y cada uno de los momentos que pasamos juntos, era como supurar una herida que solo el tiempo ayudaría a cicatrizar. Por que al final todo lo que alguna vez sentí por ella no significó nada… que transformara su espíritu para dejarse cegar por ideales absurdos y sin sentido hizo que me diera cuenta del error que había cometido al creer que era diferente, que nuestro amor podría hacer la diferencia, pero todo resultó ser una equivocación… Dejar ir a Siobhan fue lo más duro que he hecho y desprenderme de cada uno de esos recuerdos lo complicaba aún más, por tratarse de la persona con la que deseabas envejecer y pasar el resto de tus días… Por esa razón, había tomado la decisión de guardar en el fondo de un viejo baúl todo lo que me recordara a Siobhan, sus fotografías, sus cartas, entre otras cosas. Vivir en el pasado no era la solución, por más inolvidable que este pueda ser… tenía que enterrar el pasado, todos esos viejos sentimientos y hallar la manera de continuar para no volver la mirada hacia atrás…

Habían transcurrido ya tres años y desde entonces no he hecho otra cosa que dedicarme a viajar por algunos pueblos mágicos de Europa con la intención de poder ampliar mis conocimientos en cuanto al estudio de las runas y de alguna forma colaborar. El dedicar parte de mi vida a la investigación era una de las cosas que más me gustaba hacer y… es que según mi padre, no podía negar que había heredado esa faceta de la abuela Bathsheba. No por nada el sombrero seleccionador consideró enviarme a la casa de Ravenclaw por ese aspecto tan peculiar, aunque finalmente optó por mandarme a Gryffindor por aquel innegable espíritu aventurero que alguna vez me caracterizó y que con el tiempo fue quedando en el olvido al ir madurando y poner en orden mis prioridades. Prácticamente ya no quedaba nada del chico que alguna vez fui y eso me hace pensar que la vida trabaja de una forma peculiar, la mayoría de las veces por las lecciones de vida que se esfuerza en hacerte aprender para que no vuelvas a caer en los mismos errores de los que tanto te lamentas…

Por eso he llegado a considerar que aquel encuentro inesperado con Charlotte durante el verano no fue una casualidad y que por una razón desconocida no pude evitar tener esa curiosidad y esa atracción al momento de conocerla; mi padre siempre me ha dicho que los Kendrick eran una familia de cuidado y que lo más recomendable era mantener nuestra distancia. “Mientras más lejos estemos de esa familia, mejor…” esas siempre eran sus palabras. No conocía personalmente a los Kendrick, pero por todo lo que me ha contado mi padre con respecto a ellos, no me queda la menor duda de que sus ideales son altamente valorados y por ningún motivo faltarían a sus principios. Mi familia era tachada por ser traidora a la sangre por no llevar los mismos ideales puristas que muchas familias. Y es quizás esa la razón por la que no le revelé a Charlotte mi apellido, para no causarle un mal momento que la incomodara al decirle quien era en realidad. Extrañamente, Charlotte había logrado despertar en mí una chispa que creí extinta y que no creía volver a sentir… algunos se preguntaran ¿cómo es posible que una chica a la que apenas conozco haya logrado volver a hacerme sentir de esa manera? lo cierto es que, ni yo conocía la respuesta a esa pregunta… y lo peor de todo es que desde esa noche no he podido sacármela de la mente…

El ofrecimiento por parte del profesor Dumbledore para impartir la asignatura de Runas Antiguas en Hogwarts me tomó con tal sorpresa que, en un principio no supe que responder ante dicho ofrecimiento… Personalmente, consideraba un gran honor el hecho de que el profesor Dumbledore me tuviera en consideración para el puesto y lo cierto es que, uno de mis mayores deseos siempre fue volver al colegio en algún momento. Hogwarts fue como mi segundo hogar y tener la oportunidad de volver una vez más, era un pensamiento que te alegraba. Por esa razón, no pude negarme a aceptar el ofrecimiento… Albus Dumbledore era un hombre digno de admiración y de respeto y el que haya tenido la amabilidad de ofrecerme un empleo como profesor de Hogwarts, me hace estar agradecido con él…

Con cada minuto que transcurría la lluvia parecía intensificarse, una situación que siempre he encontrado curiosa y que aún después de todos estos años no ha cambiado. Los días lluviosos generalmente llenaban mi mente de recuerdos algunos de ellos alegres por todo lo que pasé y viví cuando fui estudiante, mientras que otros… no valían la pena recordar. Negué suavemente con una débil sonrisa, volviendo al retomar el hilo de mi lectura, cuando entonces el tren frenó bruscamente para mi desconcierto. Desvié la mirada hacia puerta del compartimiento, sin más que hacer cerré el libro para dejarlo encima del asiento y me levanté con decisión para saber que era lo que estaba ocurriendo. Muchos de los estudiantes que se encontraban en sus respectivos compartimientos salieron a los corredores con el desconcierto reflejado en sus rostros. Varios de ellos se acercaron a mí preguntándome con preocupación que era lo que estaba pasando, con tranquilidad les hice saber a los que se encontraban a mi alrededor que lo más seguro es que el paro se debía a una falla y que en cualquier momento el tren retomaría su trayecto. – Por favor, muchachos, vuelvan a sus compartimientos y alisten sus cosas. Ahora vuelvo. – les aseguré con calma y pidiéndoles con la mirada que estuvieran tranquilos. Justo estaba a punto de darme la media vuelta para ir a hablar con el maquinista, cuando una voz acerada impidió que me moviera y que me tensara inmediatamente… una niña de segundo año se acercó a mí en busca de protección y la abracé con toda la intención de infundirle seguridad. Segundos después se escuchó una fuerte explosión, ante la cual reaccioné inmediatamente protegiendo con mediante un escudo que se extendió rápidamente para proteger a los que se encontraban cerca. Mi corazón latía aceleradamente y en cuestión de segundos el caos se hizo presente… me volví hacia los muchachos para asegurarme que estuvieran bien. Teníamos que actuar rápidamente y sacar a los estudiantes cuanto antes. – Traten de conservar la calma. Síganme y no se separen – les pedí, mientras abría decididamente una de las puertas de emergencia del vagón y con cuidado fui ayudando a salir a los estudiantes que se encontraban conmigo. La lluvia y el viento hacían imposible la visibilidad, así que convoqué un patronus para enviar un mensaje de emergencia al colegio. Los miembros de la Orden contábamos con un medio eficaz de comunicación para casos de emergencias. Sin esperar respuesta, le pedí a los que se encontraban conmigo que formaran un círculo y se tomaran de las manos para una aparición conjunta y reaparecer en cuestión de segundos en la estación de Hogsmeade. – Hagrid, por favor hazte cargo de ellos – le pedí a la brevedad, en cuanto se acercó a nosotros. Y sin más me desaparecí para reaparecer en el mismo lugar en el que nos encontrábamos hace unos segundos. Con dificultad me abría paso en los corredores, dando indicaciones a los muchachos para que conservaran la calma y deteniéndome para ayudar a los que se encontraban heridos y para después indicarles donde se encontraba una de las salidas. Alcé la mirada cuando me percaté de que el techo de un compartimiento estaba a punto de desquebrajarse, lo que me hizo movilizarme rápidamente para tirar del brazo de una joven que no pude ver al encontrarse de espaldas y protegerla pegándonos a la pared. Sus protestas se fueron apagando y dejó de forcejar cuando ella misma se percató de lo que acababa de ocurrir, sin embargo los gritos de ayuda de un niño atrapado, me alarmaron más aún cuando escuché el nombre que gritaba con desesperación. ¿Acaso era posible que…? La pregunta dentro de mis pensamientos quedó a medias cuando escuché su voz… mi respiración se volvió lenta y complicada cuando reconocí a la chica que ferozmente luchaba y pataleaba para que la soltara. – Tranquilízate, por favor… – le pedí con aprensión, intentando por todos los medios hacer que se tranquilizara. Hasta ese momento no había sido capaz de decir ni una sola palabra, al tratar de retenerla, pero al zafarse de mi agarre, no pude evitar caer en la tentación de observar esos ojos una vez más. La expresión en su rostro me hizo darme cuenta de que no esperaba que fuese yo la persona que luchaba por retenerla. La miré en silencio y fue entonces que una vez más los gritos de ayuda de ese niño me embargaron con la angustia y la preocupación cuando Charlotte trató de acercarse y por segunda vez se lo impedí, tomándola del brazo. – No, Charlotte… tú no… – pedí en un nuevo intento por contenerla. Cerré mis ojos por un breve segundo, notando una fuerte opresión en el pecho que se intensificó al escuchar los gritos desesperados de aquel pequeño y los ojos de Charlotte humedecidos a causa de las lágrimas que luchaba por contener. – Lo que tienes que hacer es salir de aquí cuanto antes ¿me has entendido? – le advertí con una mirada que no hiciera nada y obedeciera, mientras me acercaba con cuidado al punto en donde el techo había colapsado y había bloqueado la puerta. Tosí con fuerza a causa del humo que se propagaba y con constantes movimientos de mi varita con cuidado fui moviendo los escombros para poder abrirme paso, pero al sentir a Charlotte a mi lado, le impedí que continuara. – Todo va a estar bien, te prometo que él va a estar bien, pero tienes que irte, no puedes estar aquí, es peligroso… – le dije con apremio en un intento por hacerla entrar en razón.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: S01E01 - The calm before the storm

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.